La ralentización del crecimiento económico por la incertidumbre política, las cláusulas suelo y el entorno de ‘tipos cero’ suponen los principales riesgos para el sector. Recomiendan una estrategia de trading en valores como Banco Sabadell o Bankinter. 

Las nuevas medidas del BCE añaden presión a los bancos por el efecto en cadena que generan y la consiguiente reducción del Euribor en terreno negativo, pero al mismo tiempo suponen un balón de oxígeno a través, fundamentalmente a través de los TLTRO 2 que, según Mirabaud, debería beneficiar especialmente a entidades como Banco Popular o Banco Sabadell.

Sin embargo, existe una amenaza que se cierne sobre el sector como es la declaración de nulidad, con carácter retroactivo , de las cláusulas suelo desde mayo de 2013. El impacto de que se decidiese la retroactividad completa sería de 40 puntos básicos en el capital de las entidades financieras españolas, cifra que podría ascender hasta los 100 puntos básicos en el caso de Liberbank.

En este entorno de tipos bajos y erosión de los márgenes de intermediación, el control y la optimización de la estructura de costes resulta de vital importancia. Los analistas de Mirabaud destacan que la apuesta por la digitalización podría suponer un importante ahorro a las entidades financieras. Además, la progresiva disminución de la ratio de morosidad que acompañará a la recuperación económica, contribuirá a mejorar la rentabilidad de las entidades financieras.
De este modo, desde Mirabaud recomiendan comprar acciones de Bankia, Banco Sabadell, Bankinter y Liberbank, al tiempo que recomiendan mantener posición en Caixabank y Banco Popular.  

En cuanto al potencial de revalorización, Liberbank se erige como la entidad española con un mayor potencial dentro del sector financiero (33,3%), seguida de Banco Sabadell y Bankia (24,5% y 22,9% respectivamente). En el lado contrario se encuentran Caixabank y Bankinter, con un potencial alcista del 7% y 4,8%, respectivamente.



Sin embargo, los analistas de Mirabaud advierten de que no contemplan una inversión a largo plazo en el sector, debido a los riesgos procedentes de los tipos de interés y los efectos de la incertidumbre política en el PIB español, por lo que recomiendan una estrategia de trading.