Meliá Hotels ganó 45 millones de euros hasta junio, lo que representa un 123 % más que en 2015, lo que consiguió además sin la venta de activos hoteleros.

Los hoteles de Meliá  incrementaron su RevPAR (ingreso medio por habitación) en una media de 9,4% (14,2% si se incluyen en el cómputo los hoteles en régimen de gestión) atribuyéndose el 82% de este incremento a mejoras en precios, y culminando una brillante evolución de 6 años consecutivos de mejora de este indicador en cada trimestre.

Meliá redujo la deuda en 213 millones de euros, sobre los costes financieros, tras la ampliación de capital destinada a cubrir la conversión del Bono convertible emitido en 2013, y de la mejor generación de caja debida a la evolución del negocio.

Su estrategia de distribución y de fidelidad creció un 35,8% respecto al mismo periodo del año anterior) y el programa MeliáRewards, como principales plataformas) ha permitido a Meliá incrementar sus ingresos operativos hasta €856,3 m en junio, que representa un 5,7% más que en el mismo periodo de 2015,  si descontamos el efecto de la ausencia de plusvalías por la venta de activos. Sin dicho efecto, el Ebitda del Grupo se incrementó también en un 9,3%, hasta los 134,7 millones, frente al primer semestre de 2015.

En cuanto a su expansión internacional, Meliá firmó 5 nuevos hoteles durante el segundo trimestre del año: el Meliá Almaty, en la primera ciudad de Kazajistán, el Gran Meliá Maldivas, el Meliá Serengeti Lodge, en Tanzania, el Meliá Salamansa, su quinto hotel  en Cabo Verde, y el Meliá Pekanbaru en Indonesia. El Grupo mantiene sus ambiciosos objetivos de incorporar entre 20 y 25 nuevos hoteles en el ejercicio, mientras se enfrenta a un exigente plan de aperturas con la apertura hasta la fecha de 10 hoteles, el Sol House Taghazout (Marruecos), el Innside Aachen (Alemania) el ME Miami, el Sol Kuta Bali, el Sol Calas de Mallorca, el Sol Costa Atlantis (Tenerife), el Innside New York Nomad, el Meliá Braco Village en Jamaica, el Meliá Yangón (Myanmar) y el Meliá Makassar en Indonesia. 
 

En cuanto al Outlook para el conjunto del año, las previsiones de Meliá Hotels International son por lo general optimistas, basadas en las estimaciones y el nivel de reservas que presentan los resorts en España, y la prevista evolución positiva que mantendrán también  los hoteles urbanos españoles, frente a una variabilidad entre las ciudades del resto de Europa. Por lo que se refiere a Américas, la Compañía espera compensar parcialmente la desaceleración registrada en el primer semestre con el impulso de los nuevos Innside New York Nomad, ME Miami o Meliá Braco Village en Jamaica.
 

En términos globales, la Compañía mantiene su estimación de crecimiento de RevPAR para el ejercicio en un dígito medio alto, explicado fundamentalmente por precios.
 


Ver: Entrevista con Gabriel Escarrer Jaume, Vicepresidente y Consejero Delegado de Meliá Hotels International