Sin duda el referúndum de Escocia genera enormes incertidumbres en primer lugar en UK, pero también a nivel europeo.
 
No, no teman: aquí no les voy a hablar del Tema en cuestión. Más bien, hablemos de la situación de la economía británica considerando los datos económicos conocidos en los últimos días y que han pasado desapercibidos por el mercado. No cuestiono esta desidia, considerando que los datos económicos ahora podrían quedar obsoletos nada más conocerse en un entorno de tanta incertidumbre política como el actual.

Antes de nada, una breve fotografía de la economía británica:

• Nuestros economistas esperan un crecimiento este año del 3.4 %, que podría acelerase hasta un 3.7 % en 2015

• La inflación se mantendría este año en niveles promedio del 1.6 %, un punto por debajo del estimado en 2013. Esperamos sólo una aceleración marginal en 2015 hasta un 1.7 %

• Pocas novedades con respecto al déficit por cuenta corriente, que podría mantenerse en los dos próximos años en niveles 4.5 % de PIB

• Los estabilizadores automáticos harán su trabajo para reducir el déficit público, aunque esperamos que este año se mantenga en niveles de 5.6 % del PIB. Y que no baje del 3.6 % en 2015 (la deuda pública podría tocar techo en niveles del 96 % del PIB este año, pero su descenso será marginal en los próximos ejercicios)

Naturalmente, hay muchos temas pendientes: baja productividad, normalización monetaria pendiente, precios de la vivienda. Y sin olvidarnos del tema político.

En los dos últimos días hemos conocido algunos datos económicos que favorecen la ambigüedad del BOE en política monetaria.

Por un lado, la inflación el martes sorprendió a la baja en agosto al caer hasta un 1.5 % lo que supone su nivel más bajo en cinco años. Pero la inflación subyacente se aceleró hasta niveles del 1.9 %, no lejos del objetivo a medio plazo. Ayer conocíamos la evolución del mercado de trabajo en el último trimestre: la tasa de desempleo cae hasta 6.2% desde el 6.6 % del trimestre inmediato anterior; empleo con fuerte subida (74 m. personas, pero menos de lo esperado); salarios totales con subida del 0.6 % anual desde 0.7 % anterior.

En la última reunión de política monetaria hubo dos miembros de los diez presentes que se inclinaron por subir los tipos de interés oficiales, aunque la mayoría se inclinó por mantenerlos ante la moderación mostrada por los costes laborales y la desaceleración económica en la zona EUR. A su vez, consideraron que las tensiones geopolíticas suponían un riesgo considerable para el escenario macro a futuro. Y naturalmente, estaba el referéndum sobre la Independencia de Escocia. Entre medias, se revisó al alza el crecimiento estimado en el Q3 hasta un 0.9 %. Pero admitió la enorme incertidumbre sobre el slack existente en el mercado de trabajo.

Ahora podemos seguir hablando de Escocia.