La prima de riesgo que se ofrece a los inversores por los bonos españoles con vencimiento a diez años en relación a sus homólogos alemanes, ha  llegado a alcanzar a primera hora de la jornada los 161 puntos, lo cual supone la mayor distancia con respecto al bono alemán desde mediados de la mitad del mes de febrero.
 
Los riesgos políticos de la zona euro empiezan a canalizarse de manera clara en los mercados. Tanto la amenaza del Brexit, que cada vez es mayor, como la incertidumbre política en España tienen ya un reflejo claro y notorio. No solo por los descensos que ya hemos visto en la renta variable, sino también porque la prima de riesgo, que es el mayor canalizador del miedo, empieza a sufrir sus repercusiones claras.

Durante los primeros compases de la sesión la prima de riesgo española ha superado el nivel de 160 puntos que estableció durante el segundo mes del año. Si bien, el bund entró ayer en terreno negativo durante, hace que la distancia sea cada vez mayor por todos estos factores de riesgo que acucian a Europa.

Por su parte, la rentabilidad exigida a la deuda española a diez años en los mercados secundarios repuntaba hasta el 1,613%, frente al 1,566% del cierre de ayer, lo que supone el mayor interés desde el pasado 19 de mayo.

Prima de riesgo


Este aumento de la prima de riesgo española, que efectivamente refleja la diferencia entre la rentabilidad exigida al bono germano y el bono español a diez años, constata el desplome del interés del bono alemán, que llegaba este martes a entrar por primera vez en la historia en terreno negativo ante la creciente incertidumbre por el referéndum en Reino Unido, la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, en la que se puede hablar de la decisión sobre los tipos de interés, y la situación en China.