La Junta General de Accionistas de Sacyr, celebrada hoy en Madrid, aprobó las propuestas contenidas en el orden del día, entre las que destacan dos aumentos de capital con cargo a beneficios o reservas, que tienen como objetivo remunerar a los accionistas.

El primer aumento corresponde a una ampliación de capital liberada y comprende un máximo de 15.679.727 acciones, de un valor nominal de un euro por título. El segundo, de hasta 17 millones de títulos, permitirá a los accionistas elegir entre cobrar el dividendo en acciones, en efectivo o en una combinación de ambas. El capital social de la compañía está compuesto actualmente por 517,4 millones de títulos.

Además, la Junta aprobó las cuentas anuales y el informe de gestión de 2016, ejercicio en el que Sacyr obtuvo un beneficio neto de 120,2 millones de euros y un ebitda de 359 millones, el 13% más que el ejercicio anterior.

Además, la asamblea de accionistas refrendó la gestión desarrollada por el Consejo de Administración durante el año 2016.

Fortaleza de la compañía

En su intervención durante la Junta de Accionistas, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, explicó que los resultados de 2016 “son un reflejo de la buena situación en la que se encuentra la compañía y la fortaleza con la que cuenta para hacer frente a los retos que tiene por delante”.

Manrique destacó ante los accionistas la fuerte reducción del endeudamiento de Sacyr durante los últimos cinco años. En este periodo el endeudamiento financiero se ha reducido el 75% y ha pasado de 11.500 millones de euros a 3.015 millones. “Una de las mejores noticias para todos los accionistas es que el grupo ha saneado su estructura financiera”, remarcó el presidente.

Durante su alocución a los accionistas, el presidente subrayó las líneas básicas del Plan Estratégico 2015-2020 y destacó los dos motores de crecimiento de la compañía: la gestión de proyectos de construcción y concesiones y Sacyr Industrial, la división más reciente del Grupo.  

“Nuestro foco está puesto en la especialización en los negocios prioritarios, así como en el crecimiento internacional con presencia local en un número seleccionado de países”, añadió.

Hitos de 2016

Manuel Manrique repasó en su discurso a la JGA los principales hitos de la compañía en 2016. Entre ellos destaca la finalización el 31 de mayo del pasado ejercicio de las obras del Canal de Panamá, que fue abierto al comercio el 26 de junio.

“Se puede afirmar que esta obra ha supuesto un grandísimo éxito tecnológico y de innovación. Ha significado la creación de una nueva vía de comunicación interoceánica que ha llegado a alcanzar la cifra récord de tarifa de tránsito por buque. Ya han pasado por las nuevas esclusas más de 1.500 barcos”, añadió.

Además, el presidente recordó entre los hitos la anticipación de la amortización de la deuda de Repsol, la emisión de bonos convertibles y la transmisión de acciones de Testa Inmuebles en diciembre del año pasado.

La Junta General de Accionistas de Sacyr, celebrada hoy en Madrid, aprobó las propuestas contenidas en el orden del día, entre las que destacan dos aumentos de capital con cargo a beneficios o reservas, que tienen como objetivo remunerar a los accionistas.

El primer aumento corresponde a una ampliación de capital liberada y comprende un máximo de 15.679.727 acciones, de un valor nominal de un euro por título. El segundo, de hasta 17 millones de títulos, permitirá a los accionistas elegir entre cobrar el dividendo en acciones, en efectivo o en una combinación de ambas. El capital social de la compañía está compuesto actualmente por 517,4 millones de títulos.

Además, la Junta aprobó las cuentas anuales y el informe de gestión de 2016, ejercicio en el que Sacyr obtuvo un beneficio neto de 120,2 millones de euros y un ebitda de 359 millones, el 13% más que el ejercicio anterior.

Además, la asamblea de accionistas refrendó la gestión desarrollada por el Consejo de Administración durante el año 2016.

Fortaleza de la compañía

En su intervención durante la Junta de Accionistas, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, explicó que los resultados de 2016 “son un reflejo de la buena situación en la que se encuentra la compañía y la fortaleza con la que cuenta para hacer frente a los retos que tiene por delante”.

Manrique destacó ante los accionistas la fuerte reducción del endeudamiento de Sacyr durante los últimos cinco años. En este periodo el endeudamiento financiero se ha reducido el 75% y ha pasado de 11.500 millones de euros a 3.015 millones. “Una de las mejores noticias para todos los accionistas es que el grupo ha saneado su estructura financiera”, remarcó el presidente.

Durante su alocución a los accionistas, el presidente subrayó las líneas básicas del Plan Estratégico 2015-2020 y destacó los dos motores de crecimiento de la compañía: la gestión de proyectos de construcción y concesiones y Sacyr Industrial, la división más reciente del Grupo.  

“Nuestro foco está puesto en la especialización en los negocios prioritarios, así como en el crecimiento internacional con presencia local en un número seleccionado de países”, añadió.

Hitos de 2016

Manuel Manrique repasó en su discurso a la JGA los principales hitos de la compañía en 2016. Entre ellos destaca la finalización el 31 de mayo del pasado ejercicio de las obras del Canal de Panamá, que fue abierto al comercio el 26 de junio.

“Se puede afirmar que esta obra ha supuesto un grandísimo éxito tecnológico y de innovación. Ha significado la creación de una nueva vía de comunicación interoceánica que ha llegado a alcanzar la cifra récord de tarifa de tránsito por buque. Ya han pasado por las nuevas esclusas más de 1.500 barcos”, añadió.

Además, el presidente recordó entre los hitos la anticipación de la amortización de la deuda de Repsol, la emisión de bonos convertibles y la transmisión de acciones de Testa Inmuebles en diciembre del año pasado.