Parece que el mercado ha asimilado que el riesgo sistémico que acarreaba el grupo portugués es algo mas sistemático. 
Desde el punto de vista del pasivo, y su capacidad para refinanciarlo, la verdad es que pintan bastos, con un monto aproximado de 18mil millones de euros en deuda emitida y prestamos por algo mas de 9.000 millones, con vencimientos de 13.000 millones de euros en los próximos 12 meses, con el rating en B3/B- ambos en revisión negativa y el CDS 5Y casi algo por encima de 400 (habiendo probado el 500), parece que la capacidad de refinanciación y por tanto de pago del grupo y es algo más que preocupante para los tenedores de bonos y prestamos.

Sin embargo, las cifras hacen dudar del riesgo sistémico, sobre todo con las cifras que saltan a la prensa en fechas recientes; BNP paga una sanción de 6mil millones $ y comunica que apenas afecta al sus resultados, en la misma línea Citi paga 7mil millones $ para quitarse de encima el litigio de las hipotecas basura…Con estas cifras, no parece, grosso modo, que la hipotética quiebra del Grupo Espirito Santo supusiese un riesgo sistémico.

El gráfico muestra como el mercado asume problemas de liquidez penalizando mas la zona corta de la curva de bonos.

Curva  bonos Banco Espirito Santo


Y en este cuadro podemos ver los vencimientos de bonos y prestamos
Vencimiento deuda Banco Espírito Santo


Fuente Bloomberg

Desde el punto de vista del “equity” vemos que hoy cae un –8% cotizando en 0,42€, de momento no ha perforado sus mínimos históricos 0.37€ (coincidiendo con los de 2012). Pero de hacerlo situaría el precio de la acción en mínimos históricos y por tanto en “caída libre” y sin referencias técnicas.

Acciones Banco Espírito Santo