MADRID, 09 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-
La abultada derrota de la selección de Brasil ante Alemania en el Mundial de la FIFA 2014 ha llevado a miles de personas a cometer actos vandálicos en numerosas localidades del país, en donde se han quemado autobuses y se han producido asaltos y peleas, aunque las autoridades han informado de que no se han registrado heridos.

Los cuerpos de seguridad brasileños han informado de que en Belo Horizonte, ciudad en la que se disputó el partido, al menos 20 personas fueron detenidas después de que se registrasen numerosas peleas en el turístico barrio bohemio de Savassi. Además, una importante cantidad de aficionados fueron expulsados del estadio que albergó el encuentro después de que intentaran causar daños en su patrimonio.En Sao Paulo se quemaron un total de 18 vehículos después del partido. Según la Policía, parece los incidentes están relacionados con la derrota de la selección, la peor que ha sufrido en toda la historia de los mundiales. De todos modos, los cuerpos de seguridad también han señalado que los asaltos podrían haberse producido en el marco de los ataques que se han producido durante los últimos meses contra los servicios de transporte público.

El primer incidente de este tipo se produjo a la media hora de terminar el encuentro, cuando varias personas atacaron un garaje de la empresa SPTrans y quemaron los quince autobuses que se encontraban en su interior. Poco después, se incendiaron otros tres autocares en la avenida Yervant Kissajikian y en los barrios Jardim Presidente Dutra y Sapopemba.

Además, tres hombres adultos y dos adolescentes fueron detenidos después de asaltar una tienda de electrodomésticos en el barrio Sao Mateous.Por otro lado, en Salvador de Bahía se tuvo que suspender la FanFest que ha levantado la FIFA con motivo del torneo después de que una elevada cantidad de personas intentara llevar a cabo un asalto colectivo contra la instalación. Estos altercados se saldaron con cinco detenidos.

Mientras, se registraron incidentes de esta naturaleza también en Copacabana, Curitiba y Recife, donde varios autobuses fueron apedreados. La Policía tuvo que emplear gases lacrimógenos en estas localidades para dispersar a los manifestantes.

G.D.