El famoso inversor explica que no confía en las subidas de la bolsa en Estados Unidos y, por el contrario, apuesta  sin dudas por el mercado Chino y otros activos en los emergentes.
En una entrevista con el Financial Times, el fundador de Quatum Fund explica que la bolsa americana es en estos momentos muy dependiente de un puñado de empresas lo que en su opinión es un mensaje preocupante.
 
“Las recuperaciones de las bolsas se están estrechando. La amplitud del NYSE tocó techo en agosto de 2014”, explicaba el gestor en la entrevista. “El último año solo el 40% de las acciones del Nasdaq subió y en el NYSE ese porcentaje de compañías se reducía al 30%”. Rogers considera que estos datos dejan claro que “el mercado está viendo claramente que algo va mal”.

De hecho, en los últimos doce meses hemos visto fuertes movimientos en el S&P 500 como un descenso de más de un 10% desde el máximo de mayo de 2015 a mediados de febrero de este ejercicio debido, sobre  todo, a los temores sobre una fuerte desaceleración de la economía china. Aunque el selectivo ha recuperado todas esas caídas, lo cierto es que desde mayo no ha vuelto a tocar ningún máximos.

En este tiempo, Jim Rogers ha vendido acciones de Facebook, Amazon, Netflix y Google, lo que se conoce con el acrónimo de FANG y que lideraron las subidas del año pasado en Estados Unidos.  Por el contrario, el gestor es alcista en el sector de la industria agrícola de China, aunque no esconde su temor por el alto endeudamiento del país.

FANGS


El experto es otro de los gestores que duda sobre la conveniencia de las políticas no convencionales que han puesto en marcha en los últimos años los distintos grandes bancos centrales del mundo. 

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“RBC aconseja estos cuatro blue chips quieran seguir largos”