La compañía constructora que dirige Jacinto Rey participa junto a BBVA en la sociedad promotora del proyecto, Distrito Castellana Norte. En el proyecto han tenido que dar su visto bueno la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital y el Ministerio de Fomento, ya que los terrenos en los que se va a asentar el proyecto son en parte propiedad de Adif, la sociedad gestora de las infraestructuras ferroviarias de España. 

El ministerio de Fomento ha alcanzado un acuerdo de cara a iniciar los trámites para la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El pacto prevé edificar 10.500 viviendas, un 6% menos que el plan anterior cuando se contemplaba la construcción de 11.000 viviendas, la remodelación de la estación de tres de Chamartín y un gran centro de negocios. Si se compara con las viviendas contempladas en 2015, cuando gobernaba Ana Botella la capital, la reducción es del 26%. 

 

 

El concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, ha explicado que confía que el pleno del Ayuntamiento apruebe el proyecto entre noviembre y diciembre con apoyo "unánime" de todos los ediles de Ahora Madrid, aunque no está claro que el sector de IU y Ganemos vote a favor por el carácter especulativo que le ven. PP, PSOE y Ciudadanos ya han adelantado que votarán a favor, por lo que el acuerdo saldrá adelante y pasará a la Comunidad de Madrid. 

Las obras no empezarán en cuatro o cinco años según prevé la hoja de ruta municipal ha señalado el delegado de urbanismo del consistorio madrileño. 

En el Ibex 35, las acciones de BBVA han caído un 0,20% hasta los 6,41 euros. En el año las acciones de la entidad que preside Francisco González caen un 7,8%, mientras que en el caso de la constructora Grupo San José se revalorizan un 7,3%.

En los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión San José cuenta con una nota de ocho sobre diez, condicionada por un volumen decreciente tanto a medio como a largo plazo.