Nuevamente el Mercado Alternativo Bursátil se ve ensombrecido por la sospecha. Una de las últimas compañías en salir a cotizar a éste, Facephi, está bajo la lupa de los inversores que huyen despavoridos del valor después de que El País publicara un negativo informe que descarta la viabilidad del negocio de la compañía.

La compañía alicantina Facephi, especializada en el desarrollo y comercialización de software de biometría por reconocimiento facial, está siendo carne de ventas masivas por parte de los inversores después de que un artículo publicado en El País haya puesto en duda la realidad de la empresa y lo que descuenta su valor en bolsa, pues muchos inversores se preguntarán por qué está valorada en 21 millones una compañía que tan sólo facturó 9.000 el año pasado. Desde FacePhi alegan que "el valor de una compañía en bolsa no está directamente relacionado con su volumen de ingresos, sino con múltiples factores". No obstante, la semana pasada los inversores ya comenzaron a salir por la puerta de atrás del valor, lo que le hizo perder en cinco días hasta un 30% de cotización.

Entre las cosas que el citado artículo pone en entredicho está el aumento esperado de la cifra de facturación. En una entrevista concedida a Estrategias de inversión el día de la salida a bolsa, el presidente de la compañía, Salvador Martí, anunciaba que “tenemos una proyección para este año que ronda el medio millón de euros y de hasta 1,2 millones de cara al año que viene”. Sin embargo, el año pasado la empresa sólo facturó 8.617 millones. A pesar de todo, Martí considera que son unas previsiones “conservadoras”. ¿Cómo explican esta fierte subida de la facturación? desde la propia compañía nos han justificado estas previsiones en la previsible firma de contratos en ciernes que ya están muy avanzados. De hecho, han afirmado que "sólo uno de los contratos que tenemos para cerrar nos haría superar la cifra de negocio que manejamos para este año (561 millones)". Desde FacePhi no han querido adelantar detalles de éste u otros acuerdos ya que la normativa del MAB prohibe adelantar conversaciones o preacuerdos. 

FacePhi cuenta con el apoyo de 16 partners tecnológicos repartidos por distintos países de Latinoamérica para cumplir con estas previsiones de negocio que contemplan un crecimiento anual de la cifra de negocios del 6.133,33% para este año, manteniendo bastante contenida la cifra de gastos estructurales (de 669 millones en 2013 a 818,7 este año) e ingresando por proyectos y venta de licencias unos 561 millones:

ganancias y perdidas facephi

Fuente: FacePhi

Recordemos que FacePhi se estrenó en el MAB el primero de julio y lo hizo por la puerta grande, pues firmando su primera sesión de cotización con una revalorización del 109,7%, elevando su precio desde los 1,23 euros a los que salió, a los 2,58 euros a los que cerró. Además, ese mismo día su capitalización pasó de 12,2 millones de euros y 9.922.500 acciones, hasta 24 millones. Actualmente su capitalización se sitúa en 21,14 millones de euros.

Pero FacePhi ha llegado a cotizar incluso más arriba, marcando su máximo en los 3,25 euros. Ahora cotiza más de un 40% por debajo de ese nivel. La contratación se realiza a través de un sistema de fijación de precios mediante la confluencia de la oferta y la demanda en dos períodos de subasta o "fixings" diarios, a las 12.00 horas y las 16.00 horas. En el primer cruce experimentado por el valor este lunes cayó un 4,69% hasta los 2,03 euros, superando en 24,5 veces las ofertas de venta a las de compra e, incluso antes de cotizar este coeficiente se ha elevado a 47 veces (volumen de venta: 248.666 vs. volumen de compra. 10.222). En el segundo cruce de acciones se desplomó aún más cerrando con una caída del 9,39% en los 1,93 euros. Debido al escaso histórico de cotización, un análisis técnico de hacia dónde puede ir el precio se hace imposible.

La peor parte de esta caída en bolsa se la podrían llevar los accionistas que están en modo lock up, es decir, que acordaron no vender sus acciones en el plazo de un año, representando el 85% del capital total. Entre estos accionistas se encuentra parte de la directiva de la compañía que, sin embargo, gracias a las cláusulas legales, pudieron deshacer parte de su paquete traspasándolo a otras sociedades. Así pues, como publica El País, el primer día en Bolsa, Salvador Martí vendió 200.000 acciones (valoradas en 492.000 euros). El vicepresidente Javier Mira vendió acciones por 246.000 euros. Otros dos grandes accionistas, un notario de Almansa (Albacete) y el dueño de una tienda de telefonía también vendieron 10 días después por unos 290.000 euros cada uno. Desde la propia compañía nos han reconocido que "este hecho es legal" y responde a "los compromisos adquiridos en virtud del contrato de liquidez establecido con Banco Inversis, que permite a los accionistas de FacePhi vender títulos a la compañía para facilitar la contratación de los títulos en el mercado, a pesar del lock-up voluntario de un año. Dada la elevada demanda de acciones de FacePhi en su debut en el MAB, la compañía adquirió para autocartera parte de los títulos del presidente y vicepresidente, que luego puso a disposición del mercadopara dotarlo de liquidez".

Número de acciones poseídas ante la salida al MAB:
inversores principales facephi

Fuente: FacePhi

En el artículo de El País adjudican a FacePhi dos contratos (un supuesto proyecto de reconocimiento facial instalado en el Empire State Building de Nueva York  y un acuerdo con Interbank en Perú para instalar su sistema de reconocimiento facial en sus cajeros) que, según la propia empresa, fueron de otra compañía en la que partició su presidente, Salvador Mart, F7 Corporation. Además, estos contratos nunca fueron materializados, sólo pilotos pero, en ningún caso pertenecieron a FacePhi. F7 Corporation ya fue liquidada.