Venimos de una semana que ha sido muy floja, en parte por datos débiles en el conjunto de sectores y en especial del bancario. Hubo especulaciones sobre si la FED subiría tipos en junio y aunque resultados han sido por encima de lo previsto, han sido relativamente modestos y sin una perspectiva muy clara de repunte a corto plazo.

Al final hubo una corrección y por un lado los datos de empleo en EEUU dicen que es probable que suban tipos en junio, podemos tener sorpresa con las ventas al por menor y en

Europa datos de producción industrial, PIBs que avalarán el mejor tono de la actividad; y además, subida del precio del petróleo muy relevante. En el terreno macro tenemos una semana en la que encontramos algunos elementos que pueden dar soporte y probar de nuevo una recuperación.

En procesos alcistas el sistema financiero tiene una beta alta con lo que es uno de o sectores que más beneficiado se ve. Los tipos de interés no están tan bajos de modo que en los procesos alcistas veremos recuperación y en general, también del sector financiero.

En cuanto al euro-dólar no esperaría movimientos significativso. En cuanto a la libra, ha corregido un poco, en línea con lo que dicen las encuestas. 

Declaraciones a Radio Intereconomia