Diría que es una jornada al alza. Ayer Estados Unidos subió bastante, no parece que haya cambios a corto plazo en las expectativas. Estaremos pendientes de la Fed la semana que viene por la presión para que no suban tipos. Hay que ver qué pasa con el crecimiento chino después de los temores de agosto, con la caída de la bolsa china sometida a una burbuja. Nosotros hacemos una llamada a la calma.

 Hay datos preocupantes como las exportaciones o el dato de ayer que es de caídas. Hay que modular este dato, también han caído las materias primas. Al margen de estos datos que evidencian que la industria se ralentiza en china, pero hay datos de consumos de consumos y de servicios que tienden a la euforia, sobre todo relacionados con el consumo y con empresas que están vendiendo más en China. No creo que podamos concluir que China esté abocada a un colapso. Sí que está acelerando el proceso de transformación a una economía más volcada a su demanda interna. A que la clase media demande más productos. Por tanto, cambia el escenario, menos favorable para países dependientes de materias primas.

Todas las de materias primas van a estar bajo lupa. Pero se está demostrando que las petroleras están siendo muy estables pese al escenario del petróleo que estamos viendo. Se están defendiendo muy bien por otros áreas de negocio. Se pueden aprovechar estas situaciones para comprar.

En ArcelorMittal pensaríamos más estar al margen por ser muy dependiente de la materia prima, pero no en el caso de Acerinox que da mucho valor añadido.

Declaraciones a Radio Intereconomía