El Tesoro Público ha colocado el importe máximo previsto, 4.000 millones de euros, con una notable bajada de los costes. Ahora todos pendientes de la decisión del BCE. 

El interés del bono a diez años ha caído desde el 4,27% de hace un mes hasta el 4,16%, siendo el menor interés pagado desde septiembre de 2010. El parón de tres semanas en las emisiones de bonos del Tesoro aceleró las mejoras de la deuda española en el mercado secundario.

El Tesoro Público ha vendido este jueves 4.034 millones de euros en bonos a cinco, diez y 13 años con caídas en el interés ofrecido en las tres emisiones, que en el caso de la deuda a diez años ha sido el menor desde septiembre de 2010. La ratio de cobertura, que es la proporción entre la demanda de las entidades -que ha alcanzado 8.686 millones de euros- y el importe finalmente adjudicado, ha sido en esta ocasión de 2,1 veces.

La mayor parte de la emisión de deuda ha sido en papel a cinco años: 2.379 millones de euros al 2,871% de interés medio, por debajo del 3,059% de la anterior subasta. El interés marginal en este tramo ha sido del 2,889%, inferior al 3,078% anterior y el más bajo desde el pasado mes de mayo.

De la deuda adjudicada este jueves, 1.148 millones han sido en bonos a 10 años con una rentabilidad media del 4,164%, frente al 4,269% de la anterior subasta, y un interés marginal del 4,176%, frente al 4,29%. Este es el menor coste para esta referencia desde hace tres años. En este tramo, la demanda ha alcanzado 2,5 veces lo ofrecido por el Tesoro.

Los restantes 507 millones de euros se han colocado a 13 años con una rentabilidad marginal del 4,488%, por debajo del 4,929% de la emisión precedente a este plazo. El interés medio en este plazo ha sido del 4,469%, inferior también al 4,540% de la anterior subasta.