El Tesoro ha vuelto a colocar el máximo previsto en la subasta a largo plazo que ha llevado a cabo hoy gracias a la elevada demanda. 

El Tesoro español ha subastado tres referencias, con vendimiento en abril de 2018, enero de 2020 y julio de 2030.

El rango objetivo de colocación era de 4.500-5.500 millones, y el organismo ha logrado vender el máximo previsto. 

En la deuda a 3 años el Tesoro ha colcoado 3.500 millones de euros. El ratio de demanda ha superado en 1.7 veces la adjuducación, mientras que la rentabilidad media se ha colocado en 0.246 %.

En el plazo de 5 años ha vendido 1.350 millones de euros. La demanda se ha moderado algo desde la última subasta de este papel, situándose en 1,8 veces, frente a las 2 anteriores. La rentabilidad media ha subido hasta 0.641%, frente al 0.535% anterior. 

Por último, en las obligaciones a 15 años ha colocado 630 millones de euros. La demanda ha sido de 3.4 veces, una eevada demanda para una adjudicación más que moderada. La rentabilidad media de este papel ha alcanzado el 2.311%.