El Tesoro Español aprovecha la relajación de la deuda española de los útlimos días para colocar 6.400 millones en deuda a distintos plazos. El organismo prácticamente ha vendido el máximo previsto logrando rebajar la rentabilidad en el papel a 3, 10 y 26 años. Sin embargo, llama la atención la fuerte caída de demanda en algunos tramos. 

El Tesoro ha vuelto a acudir al mercado esta semana con el objetivo de colocar entre 5.500-6.500 millones de euros en bonos y obligaciones con plazos 2018, 2025, 2030 y 2041. Finalmente ha vendido 6.400 millones, logrando rebajar el interés en tres de las cuatro emisiones. 

En concreto, el Tesoro ha vendido 2.300 millones en bonos a 3 años. El ratio btc ha caído con fuerza hasta 2.1, frente a las 3.5 veces de la anterior subasta de este papel. No obstante, la rentabilidad media se ha reducido hasta 0.395 % desde 0.655 %.

También ha vendido 2.200 millones en bonos a 10 años. El ratio de demanda también ha descendido, a 1,5 veces, frente a las 1,9 anteriores, aunque la rentabilidad media se ha reducido hasta 2.099 , frente al 2.349 % de la última vez. 

En el plazo 15 años el Tesoro ha colocado 900 millones de euros, con un nivel tipo medio de 2.627 %, por encima del 2.311 % anterior. 

Por último, ha colocado 1.000 millones en papel con vencimiento a 26 años. La rentabilidad media se ha colcoado en niveles de 3.177 %, por debajo del 3.455 % anterior.