Hay varios elementos positivos esta semana. El primero es la aceleración de la economía china, hay expectativas de reformas en algunas empresas públicas, no serán cambios radicales pero es un cambio. Y la segunda, la reunión de la Reserva Federal. 

“Después de los datos de septiembre no es probable que suba tipos esta semana y que trate de preparar al mercado para una subida en diciembre”, explica este experto en Radio Intereconomia. 

Si no lo hace, será difícil porque sorprenderá. No daría demasiada importancia al PIB pues la demanda seguirá fuerte pero las expectativas de inflación están haciendo que la FED dude mucho. Y por último , los datos de Alemania.

Con lo que dijo el BCE, el mercado no tiene suficiente para hacer un suelo. Las expectativas de inflación y crecimiento son modestas y tenemos que ver más datos de crecimiento y resultados empresariales.