La compañía Ailes Marines, creada por IBERDROLA y EOLE-RES para desarrollar un parque eólico marino en la bahía francesa de Saint-Brieuc de 500 megavatios (MW), ha anunciado hoy la adjudicación de dos estudios para determinar la viabilidad técnica del emplazamiento a la empresa GeoSea, filial del grupo DEME:

-        Un estudio geofísico, cuyos primeros trabajos comenzaron el pasado 26 de agosto y tendrá una duración de 45 días. Éste se realiza mediante una ecosonda desde el barco IXplorer, contratado por GeoSea, con el objetivo de determinar la topografía exacta del lecho marino, así como la composición y secuencia estratigráfica del subsuelo.

-        Un estudio geotécnico, que se inició el pasado 16 de septiembre y tendrá una duración de 35 días. Éste se realiza mediante prospecciones mecánicas desde la plataforma auto-elevadora Goliath, contratada por GeoSea. Así, se perfora en distintas posiciones del emplazamiento hasta una profundidad de 30 metros para extraer muestras de materiales y analizar su composición química y morfológica.

Los datos obtenidos a través de ambos estudios permitirán identificar las características tanto del fondo marino como del subsuelo. De esta forma, los ingenieros podrán calcular las dimensiones de los cimientos necesarias para soportar las estructuras eólicas. Igualmente, permitirán determinar el método que se utilizará para instalar todos los componentes del parque, incluyendo cimientos, cableado, subestaciones eléctricas y turbinas.

Emmanuel Rollin, director de proyecto de Ailes Marines, ha señalado que con el inicio de ambos estudios se ha dado el primer paso en el proceso de desarrollo del parque eólico marino en la bahía de Siant-Brieuc. "Tras el análisis de los datos, el conocimiento de las características del fondo marino permitirá ajustar la ingeniería del proyecto para que esté en armonía con su entorno."

Los estudios se enmarcan dentro del denominado "periodo de minimización de riesgos", de acuerdo con las condiciones establecidas por el Gobierno francés en el pliego de licitación del proyecto, según el cual el consorcio deberá desarrollar la ingeniería de este parque eólico marino en el plazo de 18 meses desde la fecha de la adjudicación, en abril de 2012.

Ailes Marines. Compañía creada en 2011 para participar en el proceso de licitación de proyectos eólicos marinos lanzado por el Gobierno francés, proceso tras el cual se encargará de desarrollar y operar el parque eólico marino de Saint-Brieuc, de 500 MW. Se trata de una empresa conjunta propiedad de Iberdrola (70%) y Eole-RES (30%).

IBERDROLAwww.iberdrola.com es una de las cinco mayores compañías eléctricas de Europa por capitalización bursátil y está presente en 40 países. Líder mundial en el sector de las energías renovables, la empresa cuenta con presencia en Francia desde 2005, operando en el sector eólico desde su sede en París y sus oficinas de Nantes y Rennes. IBERDROLA dispone de una Dirección de Negocio Offshore, con sede en Glasgow (Escocia), que impulsa la paulatina puesta en marcha de las instalaciones eólicas marinas de su cartera de proyectos, que ya suma más de 11.000 MW en todo el mundo y que se centra en el norte de Europa.

IBERDROLA, cuyo negocio renovable ya se extiende por 23 países, es el líder mundial de este sector, tanto por potencia -con más de 14.100 MW de capacidad al cierre de junio de 2012- como por producción eléctrica -más de 16.900 millones de kilovatios hora generados en los seis primeros meses del año en curso-.

EOLE-RES www.eoleres.com es una empresa especializada en el desarrollo, financiación, construcción y operación de Instalaciones de energía renovable (eólicas y fotovoltaicas) en Francia que nació hace 15 años y que, en la actualidad, está al cargo de MW de potencia ya operativos o en construcción. La compañía es filial del grupo británico RES www.res-group;com, uno de los líderes mundiales en la promoción de las energías renovables, con más de 6.000 MW de  capacidad en funcionamiento en todo el mundo. El grupo ya tiene experiencia en instalaciones marinas, gracias a su exitosa participación en un proyecto para la puesta en marcha de 500 MW offshore en Reino Unido.