MADRID, 08 AGO. (Bolsamania.com/BMS) .- El Banco Central Europeo (BCE) podrá obligar a los bancos a ajustar sus balances para los ejercicios 2014, 2015 y 2016 en las pruebas de resistencia de octubre, en caso de que en análisis de la calidad de los activos declare “insuficientes” sus provisiones.
Así lo indica el Manual de la Prueba de Resistencia para la Evaluación Global, en el que se describe la forma en que incorporará los resultados del análisis de la calidad de los activos a las previsiones para la prueba de resistencia, informa Servimedia.
Según este documento “podrá requerirse a las entidades de crédito que aporten más información, además de nuevos análisis y, si fuera necesario, que vuelvan a presentar sus previsiones para la prueba de resistencia”. Los resultados del análisis de calidad de los activos se utilizarán para determinar el punto de partida de la prueba de resistencia y podrían comportar un ajuste del balance a cierre de 2013.
Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.

Leer más: Las cinco preguntas que tendrá que contestar Mario Draghi tras la reunión del BCE
"En caso de que los datos obtenidos en el análisis de la calidad de los activos indicasen que las provisiones de una entidad son insuficientes, se ajustará la simulación de la previsión de pérdidas de la entidad para 2014, 2015 y 2016, tanto en el contexto del escenario base como del escenario adverso", indica el BCE.
Esto afectará también a la simulación de los beneficios y pérdidas en los escenarios de la prueba de resistencia. Los resultados definitivos de la evaluación se publicará en la segunda quincena de octubre.

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí