Este viernes se debatirá en Europa el texto cuasi definitivo del proyecto final de la Directiva de Mercados en Instrumentos Financieros reformada, MIFID II. La regulación elevará la responsabilidad exigible a los asesores financieros y, aún más a las EAFIs. Estos son los factores clave:
 
Este viernes el Consejo de la UE se reunirá para debatir la MIFID II. Sin  embargo, para su puesta en marcha aún queda un largo camino. Estaba previsto que empezara a rodar en enero de 2017, sin embargo, Enrique Fernández Albarracín, socio de Ernst & Young Spain Financial Services Legal & Regulatory Leader, advierte que se acordará retrasarlo a 2018.

El experto de Ernst & Young firma que “MIFID II redefine el mundo del asesoramiento, elevando la responsabilidad exigible al asesor y, aún más, a las EAFIs. La nueva normativa comprende hasta 900 requerimientos y un 40% de ellos abordan la protección del inversor y, el resto, las infraestructuras del mercado”.

Estos son los factores claves de MIFID II:

Informar al cliente de la naturaleza independiente o no independiente del asesoramiento. Se puede incluso aplicar un modelo dual, pero no primando el asesoramiento no independiente. De hecho, en los modelos duales se deben tener dos equipos diferenciados y que registren individualmente sus recomendaciones. En este punto hay que tener en cuenta que MIFID II incluye cuatro modelos de asesoramiento:
Independiente recurrente
Independiente puntual
No independiente recurrente
No independiente puntual
 
Informar del rango de productos sobre el que se asesora: se tiene que tener una muestra amplia y diversa de productos (tipo, clase, manufacturador, etc variados)
 
Prohibición de cobrar incentivos del fabricante de productos. Ante un posible retraso de la MIFID II, España podría adelantarse a implantar este requerimiento.
 
Evaluación recurrente del asesoramiento: informar de si se va a hacer seguimiento de la cartera asesorada, con qué periodicidad y si conviene cambiar algún activo en un momento concreto
 
Requerimientos de formación y cualificación: las firmas deben adoptar un plan de formación (distinto si se trata de independiente o no independiente) con cualificación mínima de 5 años de experiencia en asesoramiento o gestión, más una formación complementaria que aborde:
- Funcionamiento del mercado
- Impacto de la macroeconomía en los productos asesorados
- Conocimiento de los folletos de los productos de inversión
- Estructura de mercado
- Estructura de las comisiones
- Razones por las que un producto es idóneo o no para un cliente perfilado
- Conocimiento de los productos

El contrato de asesoramiento escrito es obligatorio y exigible

Obligación de emisión y registro de recomendaciones de inversión y asesoramiento