Caixabank ha confirmado que las negociaciones con Santoro Finance han concluido satisfactoriamente, lo que significa que, finalmente, la entidad catalana podrá adquirir el 100% de BPI en Portugal. 

Caixabank e Isabel Dos Santos, dueña de Santoro Finance, han logrado ponerse de acuerdo para que se desbloqueen los derechos de voto en BPI y la española pueda hacerse con la entidad lusa.

Caixabank, que posee el 44% de BPI, llegó el domingo por la noche a un acuerdo con Isabel Dos Santos que, con sus 18%, bloqueaba la adquisición del resto de la entidad por la catalana. Según el hecho relevante remitido a la CNMV, los órganos sociales competentes de las entidades considerarán en los próximos días los documentos contractuales y se informará al mercado cuando hayan sido aprobados y formalizados.

Hoy, la Comisión del Mercado de Valores portuguesa (CMVM) ha decidido suspender de cotización las acciones de BPI. 

Recordemos que Caixabank lleva queriendo hacerse con el 100% de la lusa desde febrero de 2015, cuando ofreció 1,3 euros por acción. En ese momento CaixaBank se encontró con la oposición de otros grandes accionistas, como la angoleña Isabel Dos Santos, que no vieron justo el precio y, además, presionaron para limitar los derechos de voto de Caixabank sobre BPI al 20%, por debajo de lo que le correspondería por tener el 44,1% del banco.

Sin embargo, la presión se ha terminado volviendo contra la angoleña, pues, por exigencias regulatorias, BPI tenía que separarse antes del día 10 de este mes de su filial africana, dirigida por la susodicha Isabel Dos Santos. Así que, parece que tras muchos desencuentros, a ambos les ha convenido llegar a un acuerdo para que la española se quede con BPI. Además, también urgía este acuerdo porque el Gobierno portugués ha presentado un proyecto de ley para acabar con la limitación del derecho de voto en el caso del lanzamiento de opas

Gemma Hurtado, Gestora de Mirabaud Equities Spain de Mirabaud, valora de forma positiva la operación: “tiene sentido desde un punto de vista estratégico pero el precio que acabe pagando por la operación será clave para establecer cómo de atractiva resultará la adquisición. No descartaríamos una ampliación de capital para financiar la operación”.