Javier Hernani, director general de BME, hace balance de los resultados del primer trimestre del año y de los cambios a nivel de reorganización de actividades y nombramientos.


BME obtuvo en el primer trimestre un beneficio neto de 39,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 8,3% con respecto al mismo periodo de un año antes, en línea con lo esperado con el consenso. Además, el ebitda alcanzó los 53,8 millones de euros, con una caída del 2,9%. ¿Qué balance hace de estas cuentas?

Hacemos un balance positivo. Es cierto que bajamos resultados, pero el número realmente comparable es de una caída de 4%, pues el año pasado recompramos el 50% de Infobolsa a Deutsche Boerse y eso nos cambia la comparabilidad. Quitando ese filtro, estaríamos ganando un 4% menos, en vez de un 8,3%.

Los volúmenes han caído mucho más y el hecho de que la renta variable haya bajado un 19%, trimestre bajo trimestre, y un 17% en operaciones y, sin embargo, nuestro resultado caiga un 4%, demuestra que el resto de actividades de BME que no están ligadas al ciclo de volumen tienen un comportamiento positivo que sostiene a la compañía en épocas complicadas.

La solidez viene aguantada por la recuperación secuencial de volúmenes, pues venimos de un 2016 complejo, en el que el volumen bajó de los 700.000 millones, muy bajo respecto a nuestros registros históricos, pero ahora vemos un 2017 mejor mes a mes, con un inicio de abril francamente positivo.

El primer trimestre ha sido sólido, que demuestra que BME tiene un buen modelo de negocio, que demuestra que puede extraer resultados de toda la cadena de valor y eso da mucha solidez. Muestra de ello es que el ratio de ingresos no ligados a volúmenes sigue creciendo, estamos en el 124%, es decir, que los ingresos que no tienen que ver nada con volúmenes cubren el 124% de todo el coste, esto nos hace independientes de los volúmenes.

No podemos olvidar que el primer trimestre ha sido espectacular en entrada de capitales, pues BME ha sido el mejor mercado en OPVs en Europa y el segundo en el mundo.

El optimismo que presentan por su negocio de cara a los próximos meses se basa también en el boom de las salidas a bolsa. ¿Cuántas empresas les han mostrado su interés por debutar en el mercado próximamente?

Nosotros teníamos una lista de unas 20 compañías antes de las primeras elecciones en diciembre de 2015 y todas las que hemos visto en 2016 y 2017 estaban ahí. Yo creo que la salida de Gestamp ayudará a que más empresas del sector industrial se acerquen a pensar que es una buena idea financiarse en el mercado y hay empresas en el sector que tienen un buen tamaño para salir a bolsa y, de hecho, algunas ya han emitido deuda en el MARF.

La rama de Clearing fue la que experimentó una mayor salto en los ingresos y ebitda (67,1% y 145,6%, respectivamente), ¿es resultado de la introducción del Clearing en la renta variable hace justo ahora un año?

Efectivamente, ese es el tema, pues al introducir Clearing en toda la cadena de valor, cambiamos el perfil de ingresos de las unidades de negocio. Todo lo que se hacía antes de la reforma, se llevaba directamente a liquidar y, por tanto, teníamos más ingresos de liquidación, pero al introducir Clearing de por medio, ahora tenemos más ingresos en Clearing, pues netean operaciones y se reducen los ingresos por liquidación. Por eso Clearing sube mucho y liquidación baja. La suma de las dos es estable.

La parte de registros se ha comportado bien, pues la mejora de precios en la renta variable nos mejora todo el registro de RV, con entrada de capital por nuevas compañías por Iberclear.

¿Por qué han decidido reorganizar las actividades de Información & IY y de Consulting en Market Data & VAS?

Creemos que la suma de las dos cosas genera más, pues hay grandes conexiones entre el negocio de venta de información y su uso. Además, en proyectos como el que tenemos en Latinoamérica queremos entrar de una manera más directa y capilar y esto nos permite usar equipos comerciales y de software de forma conjunta. Hay mucha concatenación y sinergias entre ambas unidades.

¿Qué supondrá para la cuenta de resultados de próximos trimestres la puesta en marcha de la plataforma de fondos de BME este verano?

La plataforma de fondos era para nosotros algo irrenunciable, pues como plataforma transaccional debíamos poner en contacto los inversores con emisores y nos faltaban los fondos. Las pruebas van bien y la fecha es el 4 de junio. Iremos con prudencia y buscando dar valor añadido. La ventaja es que no necesitamos grandes inversiones, por lo que, lo que ganemos a partir de esta transaccionalidad, será prácticamente todo beneficio.

En la junta de accionistas que celebran hoy propondrán el pago de un dividendo complementario de 0,80 euros por acción, que será abonado el 5 de mayo. Además, con cargo a las cuentas de 2016 han mantenido un pay out del 93%. ¿Qué previsiones de remuneración a los accionistas tienen para este año, mantenimiento de pay out, efectivo, recompra de acciones, posible dividendo extraordinario?

Nosotros pagamos el pay out más alto posible, ya que nuestra posición de caja es muy sólida y no tiene sentido que la acumulemos y no la repartamos. Por ello, mantendremos un pay out alto. Solemos pagar 0,40 euros en septiembre, 0,60 euros en diciembre y, luego, el complementario va en función de cómo terminemos el año. Seguiremos con esta política.

La normativa europea relativa a la cadena de valor está llegando a cuantificar el capital que hay que tener cuando uno tiene un a CCP, como BME Clearing, y un CSD, como Iberclear. La normativa europea que se va a aplicar sobre los CSDs nos dirá qué capital hay que tener y, una vez esto esté resuelto, tendremos un campo de juego para valorar si se reparte dividendo extraordinario o no.

Ahora que Bruselas ha bloqueado la fusión de las bolsas de Londres y Fráncfort… ¿BME está más cerca de una operación corporativa?

El desistimiento de la fusión abre otra vez todas las posibilidades en el sector. Nosotros pensamos que el campo más interesante dentro de Europa es la cooperación. Nos ha ido muy bien en experiencias de cooperación con otras bolsas, como la joint venture REGIS-TR con Deutsche Boerse que es un repositorio. Vamos a estar muy abiertos a este  tipo de iniciativas que podamos replicar con otras bolsas que quieran ganar tamaño y ser más eficientes por costes.

Hoy usted será propuesto en la JGA como consejero ejecutivo, para su posterior nombramiento como CEO de BME por el Consejo de Administración. ¿Cómo enfrenta este nuevo reto?

Con mucha ilusión, un paso más, e ilusión por seguir sirviendo a esta compañía. Tengo la suerte de trabajar en algo que me gusta, que siempre hay que intentarlo en esta vida. Es un trabajo que requiere mucha dedicación, estudio, análisis e interacción con la gente, por lo que ser el CEO de BME es un orgullo. Además, creo que tenemos un equipo de trabajo excelente.