La entidad catalana sube como la espuma del cava gracias a los resultados presentados antes de la apertura. 

Banco Sabadell encabeza los avances del selectivo desde primera hora. Subiendo un 5,71 se coloca en los 1,889 euros, por lo que su siguiente objetivo a atacar serían los 2 euros, máximos anuales y nivel desde el que sufrió un descalabro de 0,80 euros hasta que en julio –como el grueso de bancos del Ibex 35, hiciera suelo y subiera como la espuma. Sin embargo, para los expertos el regreso a máximos es más una excusa para ponerse corto que para comprar. Así pues, Roberto Vázquez, subjefe de Mesa de Hanseatic Brokerhouse, cree que “para el medio y largo plazo se podría valorar la toma de posiciones cortas en máximos”. Además, el precio objetivo que maneja el consenso recogido por FactSet sitúa a Sabadell en 1,33 euros, a pesar de que actualmente cotiza con descuento del 30% con respecto a su valor en libros -0,63x-. No podemos obviar, en este punto, las consecuencias dilutivas y persuasivas que tuvo su reciente ampliación de capital por valor de 1.383 millones de euros

Actualmente, el número de posiciones cortas (superiores al 0,50% del capital) acecha a un 1,33% de su capital, según los registros de la CNMV, y la última puesta de corto se remite a mediados del año pasado, cuando Marshall Wace LLP tomó un 0,52% de Sabadell para invertir a la baja.

COTIZACION SABADELL


Pero hoy Sabadell elude los cortos después de presentar sus cuentas de los nueve primeros meses del año, periodo en el que obtuvo un beneficio neto de 186,1 millones de euros, lo que supone doblar la cifra obtenida en el mismo periodo de 2012. Desde Renta 4 comentan que “estos resultados muestran una recuperación sólida en la parte alta de la cuenta por lo que a margen de intereses se refiere, rúbrica que se ha situado un +5,5% por encima de las estimaciones de consenso. En cuanto, al margen bruto, si bien ha estado ligeramente por debajo de las previsiones (-1,5% en 9M13 vs consenso), el beneficio neto también ha superado con creces (+8,8%)”.

A destacar que la entidad ha destinado 1.334,3 millones a dotaciones de créditos refinanciados, que serían las únicas provisiones pendientes de la entidad y que responden a las nuevas exigencias del Banco de España. Tras realizar estas provisiones, a Sabadell sólo le quedaría por cubrir 175 millones de su cartera de créditos reclasificados, que asciende a 1.509 millones.

En cuanto a la morosidad de la entidad, a cierre del tercer trimestre este ratio ascendía a 12,6%, frente al 8,46% de hace un año, debido a la integración de otras entidades y por las reclasificaciones de créditos reestructurados.

A puertas de que comiencen a realizarse los tests de stress de la banca europea, Sabadell se presenta a la prueba con confianza, pues su porcentaje de capital de calidad –core capital- asciende al 11,4%, por encima de las exigencias europeas.

En cuanto a su retribución al accionista, recordemos que Sabadell ofrece una de las menores rentabilidades por dividendo del Ibex 35, tan sólo un 0,50%.