Amper vive otra jornada de caídas intensas, tanto por el lado de las acciones, como por los derechos. La empresa camina por la cuerda floja. Si no logra captar 16 millones en la ampliación, caerá en la quiebra. 

Desde que el pasado día 14 salieran a mercado los derechos de suscripción de Amper, el precio de este papel ha descendido más de un 60%. Tan sólo el pasado día 22 sufrió un batacazo del 40%, después de que la compañía solicitara a sus acreedores la modificación de una cláusula en su acuerdo de refinanciación porque su proveedor Cisco se oponía a reestructurar la deuda que la española había contraído con ella. Sin la aprobación de Cisco, la operación podría irse al traste, ya que una de las cláusulas exigía el acuerdo unánime de todos los acreedores.

Ante este sorpresivo escenario, Amper se ha visto obligada a abrir un plazo de dos días (ayer y hoy) para solicitar la revocación de la orden de compra de nuevas acciones que lleva implícito el derecho. Esto quiere decir que los inversores que hayan comprado derechos, pueden negarse a canjearlos por acciones el día de la transformación. Sin embargo, en ningún caso recuperarán su dinero.

Además, tampoco recuperarían su dinero si no sale adelante la ampliación. Ante el riesgo de que esto suceda, los inversores se están apresurando a buscar contrapartida, alguien que quiera comprar sus derechos aunque sea a precio de derribo, pues aún menos se van a embolsar si al final de la operación no reciben las acciones nuevas, ya sea porque se han negado o porque la ampliación no ha salido adelante.

Y, es que, si Amper no capta al menos 16 millones en este proceso (que finaliza pasado mañana), la ampliación de capital no será válida y la compañía tendrá que declarar el concurso de acreedores. Aunque cuenta con el apoyo del fondo americano Fore Research (actual mayor tenedor de deuda de Amper, con un 40% de su déficit) que comunicó a la compañía su compromiso por hacerse con 400 millones de nuevas acciones de la ampliación, es decir, invertir 3 millones de euros en la ampliación, aunque advirtió que en ningún caso excedería el 30% del capital, ni con la ampliación, ni tras la posterior conversión de la deuda financiera en acciones. Aunque, Amper ha asegurado que "no tienen ningún acuerdo formal con dicho fondo para participar en la ampliación de capital".

COTIZACIÓN DERECHOS DE AMPER:
AMPER DERECHOS


Mientras tanto, las acciones también se hunden…
Al igual que los derechos, las acciones de Amper están sufriendo la furia de sus inversores y, es que, los propios tenedores de títulos de la compañía se juegan su dinero si Amper declara el concurso de acreedores. Hay que recordar que los inversores de compañías como Pescanova, que en el pasado se vieron en esta encrucijada, tienen el dinero invertido en las acciones congelado hasta la liquidación de la empresa. Además, en caso de liquidación, serían los últimos en cobrar, aunque en estos casos, es muy complicado que lleguen a recibir dinero al estar los últimos en la pirámide de acreedores.

Existe un mercado secundario muy opaco y no regulado en el que se negocian los títulos de empresas que están suspendidas de cotización, donde el precio se fija de tú a tú en las operaciones, aunque es altamente especulativo y fuera de mercado.

Pero, si finalmente Amper saca adelante su ampliación de capital… hay que tener en cuenta que los actuales accionistas, que han recibido 1 derecho por cada acción, necesitarán en total 6 derechos para poder canjear por 55 acciones de 0,05 euros cada una.

Quizás también le interese: Entrevista al presidente de Amper: "Nuestro objetivo es tener beneficio positivo en 2015"