La farmacéutica catalana, Almirall, ha pactado un ERE que afectará al 8,5% de su plantilla en España, formada por unas 1.200 personas.
 
La compañía ha acordado con los sindicatos el despido de un máximo de 102 personas, 19 menos de lo previsto y ha comunicado que el pacto, que se ha firmado hoy, “incluirá la posibilidad de adscripción voluntaria de trabajadores así como de intercambiabilidad”. El pacto incluye también un plan de “recolocación externa para facilitar la reincorporación en el mercado laboral de las personas afectadas”.

La compañía ha afirmado que este ERE no afectará a las previsiones financieras dadas a conocer ya. No es la primera reducción que hace la empresa, estos últimos años ha realizado varias reestructuraciones por diversos motivos. En el 2014 se despidieron 180 personas en España por la farmacéutica para poder hacer frente al bajón que sufrieron las ventas. El pasado año en abril, la compañía informó del despido de 59 personas del área de I+D para poder centrase al 100% en el área de la dermatología.

La compañía ganó hasta septiembre 103,5 millones de euros, lo que supone un 41,2% más respecto al pasado año. Este impulso ha sido gracias, principalmente, al área de dermatología.