Primero, si miramos el gráfico del crudo al cierre de ayer, veremos que la envolvente bajista saltó por los aires una vez superado el precio de la figura y eso no sólo cerró posiciones cortas sino que hizo que muchos abrieran largos pensando el más subidas, por lo que el volumen general del día fue superior al de la sesión anterior y nos acercamos a la zona de máximos anuales. Esta es la parte técnica del movimiento.
 

 

 

wti

 


Sin embargo, está la situación fundamental. Recuerden que la OPEP llegó a una especie de preacuerdo para estudiar las medidas necesarias para estabilizar el mercado del crudo, un acuerdo parecido al que llegó Arabia Saudita con Rusia y que en el caso de la OPEP, se estudiará su viabilidad en la reunión de noviembre.

Recuerden también que Irak dijo que quería subir la producción hasta 2017 y que Arabia Saudita en el día de ayer dijo que no se dará una situación en donde haya una especie de reservas estructurales que sean imposibles de reducir.

Uno de los problemas que atormentan a todo el mercado es precisamente que la producción está tan alta que si se lleva a cabo una congelación en estos niveles, la cantidad de reservas que quedan disponibles en todos los países es tan alta que no se van a reducir nunca con los niveles de demanda actuales. El hecho de que Arabia Saudita dijese ayer que esa fuerte cantidad de reservas estructurales no iba a tener lugar, es algo que hizo pensar al mercado que se llegaría a un acuerdo de congelación a un nivel que favoreciese que ligeros incrementos de la demanda fuesen poco a poco acabando con las existencias, lo que es algo que apoya una mejora del precio del crudo.

Lo que acabó de rematar la situación fue el comentario de Rusia, por boca de Vladimir Putin, diciendo que estaba preparado para llegar a un acuerdo con la OPEP para congelar la producción de crudo y además poder reducirla. Si sumamos la producción de todos ellos, estaremos hablando de más del 50% de la producción de crudo mundial.

De momento, hay preacuerdos e intervenciones verbales que están funcionando muy bien en el mercado, pero todavía no hay nada tangible, por lo que el espacio para las decepciones es grande, así que la volatilidad puede ser importante.

El punto importante sigue siendo el nivel de producción final si se llega una congelación, porque no gustaron demasiado las cifras que se hablaron en la última reunión porque suponía una bajada realmente escasa, estamos hablando de unos pocos cientos de miles de barriles al día con respecto al nivel actual.