El EUR/USD ha pegado un salto drástico, alcanzando la zona del 1.25 y dirigiéndose hacia la resistencia horaria del 1.2537 (máximo del 25/01/2018).

Asimismo el soporte horario continúa ubicado en 1.2165 (mínimo del 17/01/2018). Su estructura técnica lo deja expuesto a una mayor subida. A largo plazo se observa claramente cómo el momentum pasa a ser predominantemente alcista, lo que hace que mantengamos un sesgo en esta dirección. La resistencia clave se ubica 1.2886 (máximo del 15/10/2014). El soporte clave yace en 1.1554 (mínimo del 08/11/2017).

 

 

Fortaleciéndose

El GBP/USD extiende su rebote habiendo superado el rango formado entre la resistencia del 1.4003 (máximo del 23/01/2018) y el soporte del 1.3742 (mínimo de 16/01/2018). Su estructura técnica lo muestra expuesto a un mayor avance. A largo plazo, el patrón bajista se está revirtiendo tras haberse acentuado tras el voto del Brexit y dejado al major expuesto a mayores declives. Asimismo muestra una recuperacón hacia los máximos de 2016. En esta escala de tiempo, el soporte de referencia se ubica en 1.1841 (mínimo del 07/10/2017), mientras que la resistencia yace en 1.5018 (máximo del 24/06/2016).

 

 

En declive

El USD/CHF se debilita mientras su línea de rumbo bajista permanece intacta. Tras haber quebrado el soporte del 0.9257 (mínimo del 01/02/2018), la paridad se dirige hacia el 0.92. La resistencia horaria se ubica en 0.9559 (máximo del 24/01/2018), mientras que una más amplia yace en 0.9668 (máximo del 17/01/2018).

A largo plazo, el cruce sigue negociándose dentro del rango formado desde 2011 a pesar de los sacudones surgidos cuando el BNS abandonó la flotación controlada del CHF. El soporte del 0.9259 (mínimo del 24/08/2015) ha sido alcanzado. El soporte clave se ubica en 0.9072 (mínimo 07/05/2015), mientras que la resistencia yace bastante alejada en 1.0344 (máximo del 15/12/2016). Igualmente, su estructura técica favorece un sesgo alcista a largo plazo desde el cimbronazo en enero de 2015.