La mayor aseguradora suiza redujo un 29% su beneficio del segundo trimestre, un periodo en el que ganó 892 millones de dólares, algo menos de los 901,7 millones que auguraban los expertos.