Zeltia ha vuelto a cotizar tras casi dos horas bloqueada y lo ha hecho con una caída del 45% lo que sitúa las acciones de la farmacéutica en 2,61 euros. Todo ello después de que ayer la FDA estadounidense decidiera que la combinación de Yondelis con Doxil no presenta un perfil riesgo-beneficio suficiente para el tratamiento de mujeres con cáncer de ovario recurrente y votó en contra de que se apruebe su indicación para esta dolencia en Estados Unidos.

A las 10.53 hora local, Zeltia caía un 45 por ciento a 2,61 euros, perdiendo casi la mitad de su capitalización bursátil, entrando minutos después de nuevo en subasta de volatilidad. "Esto ha sido un varapalo muy fuerte para ellos y creo que algunos inversores se estarán cuestionando todo el proyecto", dijo un operador en Madrid.

Ya el pasado martes, ante las primeras informaciones de que el panel podría pedir más información sobre el fármaco, las acciones de Zeltia se desplomaron hasta un 20 por ciento. 

Ayer la acción bajó un 6,52 por ciento a 4,805 euros, si bien en lo que va de año hasta el cierre de ayer se ha revalorizado un 43 por ciento ante las expectativas generadas por el Yondelis, alimentadas la semana pasada tras ser aprobado para el mismo tratamiento en Filipinas.