El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió hoy en que el Gobierno no aceptará el abaratamiento del despido y replicó al presidente del BCE, Jean Claude Trichet, que no es lo mismo opinar como presidente del banco central que gobernar para la ciudadanía. En rueda de prensa durante su visita oficial a Nigeria, el jefe del Ejecutivo respondió así a las palabras de Trichet, quien aseguró ayer que los costes sociales que soportan las empresas son "excesivamente onerosos" y animó a analizar las propuestas de abaratamiento del despido de la CEOE. "No está ni en el plan del Gobierno ni en el programa de investidura abaratar el despido ni hacer reformas que restrinjan los derechos laborales", aseguró con contundencia Zapatero para añadir a renglón seguido: "los programas están para ser cumplidos y yo los voy a cumplir".