El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, escenificó el miércoles la preocupación del Ejecutivo por la marcha de la economía al presidir con carácter extraordinario la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. La reunión, que comenzó a las 17 horas, se produce el día en el que la inflación nacional ha alcanzado su nivel más alto en quince años y un día antes de que se anuncien unas cifras de crecimiento económico que podrían ahondar en la idea de que la economía española podría acercarse peligrosamente a la recesión. Los últimos datos publicados muestran síntomas evidentes de deterioro en la confianza y descenso del consumo en un contexto de crecimiento del paro a los niveles más altos desde 2004, producción industrial en sus niveles más bajos en ocho años y la construcción - principal motor de la economía - en evidente desaceleración por el desplome de la edificación residencial. En el encuentro - al que asisten los ministros de Economía, Fomento, Trabajo, Industria, Medio Ambiente, Administraciones Públicas y Vivienda -, el vicepresidente segundo y titular de Economía, Pedro Solbes, repasa la evolución reciente de la economía y el impacto del medio centenar de medidas aprobadas por el Gobierno para impulsar el crecimiento y liberalizar la economía.