Los futuros sobre las acciones de los principales índices ya avisaban de las pérdidas con las que abriría la bolsa americana. El Dow Jones de industriales se dejaba en la apertura un -0,39%, lo que ya está remontando, acercándose a los 9.400 puntos. Aún así, este desplome era justificado, ya que hoy se ha conocido que el dato del IPC de EEUU registró en julio su mayor baja interanual desde 1950, lo que acarrea un duro golpe a las previsiones más optimistas sobre la recuperación y enfría la euforia inversora.
El Dow Jones partía hoy de los 9.398,19 puntos con recogida de beneficios ante el dato inflacionista, que no animaba a comprar en la apertura y, es que, l IPC de EEUU se mantuvo sin variaciones en el mes de julio, pero su bajada interanual fue de 2,1%, la más pronunciada desde hace más de medio siglo. Mientras, el Nasdaq y el S&P 500 caían más de medio punto minutos después del pistoletazo de salida de la última jornada bursátil semanal.

El IPC no fue el único dato macro que ha desfilado por la pasarela financiera de noticias americanas esta jornada, también se ha conocido que el ingreso promedio semanal real el mes pasado subió un 0,4%. Se espera que esta nota positiva anime el consumo y, por consiguiente, el mercado. Además, la producción industrial aumentó el mismo mes un 0,5%. Este ascenso de julio se convierte en el primer aumento desde octubre del 2008 y el segundo desde el inicio de la recesión.

La fabricación de vehículos y piezas ascendió un 20,1% el mes pasado. El sector automovilístico operó al 45,3% de su capacidad en julio, comparado con el 37,6% del mes previo, lo que indica una recuperación, quizás estacional, pero que no está siendo reflejada en las acciones de las principales firmas automovilísticas americanas, como Ford, que hoy pierde medio punto, o General Motors, que se mantiene plano. Además, esta última compañía parece no poner fin al acuerdo por la compra de Opel. En el cuento de nunca acabar hoy se escribe otra hoja más y es que, tras quedar hace unos días fuera de combate RHJI, GM sigue sin llegar a un acuerdo con Magna para vender su filial.

Por su parte, el sector financiero sigue siendo el más castigado en las últimas jornadas con un Bank of America que pierde más de un punto hoy en bolsa o un JP Morgan con bajadas del 0,98%. Este año han fracasado 72 bancos asegurados por el Gobierno de Obama, frente a los 25 del año pasado y los tres casos del 2007.

Sin abandonar este sector, Bank of America hoy recibió una orden temporal para congelar 1.000 millones de dólares en activos de Colonial  después de que un juez llegara a la conclusión de que la medida era necesaria debido a que la compañía “está al borde del colapso”. Esta resolución se produjo un día después de que esta entidad presentara una demanda contra el holding bancario con sede en Montgomery, con el fin de proteger sus derechos sobre préstamos de Colonial.

Ayer, el precio del crudo de la OPEP subió los 72,22 dólares por barril después de que esta semana se vaticinara que la demanda de petróleo crecerá para el próximo año y el euro alcanzara su máximo frente a la moneda americana.

En el apartado empresarial, presentarán sus resultados Abercrombie & Fitch, la cual, ha visto disminuidos sus beneficios en 26,7 millones de dólares, y la cadena de tiendas por departamentos J.C. Penney, para la que se espera una pérdida de 1 centavo por acción.