El grupo financiero estadounidense Washington Mutual anunció hoy que eliminará 3.150 puestos de trabajo y entrará en pérdidas durante el cuarto trimestre del año, debido al efecto en su negocio de la crisis hipotecaria.
Para combatir ese efecto, el banco también ha emprendido un plan de emisión de acciones que le podría proporcionar una inyección de 2.500 millones de dólares, al tiempo que ha decidido reducir de 56 a 15 centavos el dividendo que tenía previsto repartir entre sus accionistas con cargo a los resultados de 2007. La crisis generada por la deuda respaldada por los créditos hipotecarios en EE.UU. obligará a Washington Mutual a anotar en sus próximas cuentas trimestrales unas amortizaciones de 1.600 millones de dólares, debido a la revisión a la baja del valor de sus activos vinculados a la deuda hipotecaria. El presidente y consejero delegado del banco, Kerry Killinger, explicó al presentar las medidas que una inyección sustancial de capital nuevo, significativos recortes de gastos, un gran cambio en el negocio de préstamos residenciales y una reducción del dividendo ayudarán a fortalecer la liquidez de la compañía. "Además, nos colocará en una mejor posición para acometer otras iniciativas, especialmente en el ámbito de la banca minorista, nuestro principal negocio", destacó en un comunicado.