La Casa Blanca buscará rápidamente un sucesor al presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, que dimitirá el próximo 30 de junio de su cargo, después de que se pusiera en entredicho su liderazgo al haber favorecido un ascenso en puesto y sueldo para su novia, según anunció hoy el Consejo del organismo.
Bush "tendrá pronto un nuevo candidato, permitiendo una transición ordenada que permitirá al Banco Mundial volver a centrase en su misión", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto. Entre los posibles candidatos que se barajan para sustituir a Wolfowitz se encuentran el ex secretario de Estado Robert Zoelllik, que también fue secretario de Comercio en la Administración Bush; el número 2 del Departamento del Tesoro, Robert Kimmitt; el actual secretario del Tesoro, Henry Paulson; el senador Richard Lugar, y Stanley Fischer, que trabajó para el Fondo Monetario Internacional (FMI) y en estos momentos trabaja en el Banco de Israel. Desde la Casa Blanca no se ha querido hacer comentarios sobre estos nombres, señalando que "cualquier información sobre potenciales candidatos es pura especulación". Henry Paulson, quien colaborará con Bush en la selección de un sucesor para Wolfowitz, afirmó que hará consultas a sus colegas por todo el mundo para buscar un nuevo presidente.