El parqué estadounidense se ha contagiado de la volatilidad de las bolsas europeas de las últimas jornadas pero, a Wall Street le sobran hoy razones para dudar de si subir o bajar. Los índices comenzaron la sesión con signo dispar. El  Dow Jones empezaba cediendo un 0,07% hasta los 10.463 puntos, para luego pintarse leves alzas, mientras que el Nasdaq, desde el primer minuto ya subía un 0,33% y el S&P 500 un 0,08%. Los datos de empleo y el esperado Libro Beige de la Fed moverán los hilos de la marioneta de inversión este miércoles.
Cada vez que salen a la luz noticias sobre empleo, el mercado se paraliza a escuchar. Hoy se ha publicado la encuesta de empleo APD que refleja una caída de 160.000 puestos de trabajo en el sector privado en estadounidense durante el mes de noviembre. La cifra es superior a la que auguraba el mercado, aunque inferior a los 195.000 del mes anterior. Las cifras han enfriado el mercado y congelado los ánimos de los inversores.

También se ha conocido hoy que las peticiones de préstamos hipotecarios aumentaron un 2,1% la semana pasada. Desglosando esta cifra, nos encontramos con que los préstamos para comprar viviendas aumentaron un 4,1%, síntoma, no sólo del aumento del gasto personal, también de la paulatina reactivación de la confianza en el sector.

Ya al cierre de mercado en Europa, la Fed publicará su Libro Beige con las impresiones del reputado organismo acerca de la economía de EE.UU. no se esperan grandes sorpresas ni cambios de discurso pues, si bien las empresas parecen dar alegrías, las noticias macro, en ocasiones, son agridulces.

Desde el ámbito empresarial la portada es para el gigante Google. El buscador podría empezar a cobrar por la consulta de sus noticias ante las quejas de algunas agencias y medios de comunicación que veían publicados sus contenidos de forma gratuita cuando ellos exigían un registro o pago. Todo huele a que Rupert Murdoch habría impulsado esta medida tras amenazar con la retirada de sus contenidos de Google para colgarlos en la competencia.

Por otro lado, un asiduo diario del papel salmón, General Motors también está dando que hablar este segundo día del mes. Al parecer, el fabricante de automóviles de lujo holandés, Spyker habría mostrado su interés por la filial de GM, Saab. Además, entre todo este berenjenal, Frederick Henderson ha presentado su renuncia a la presidencia ejecutiva de General Motors, siendo sustituido por Edward Whitacre. Pese a esta renuncia, los inversores impulsan el valor de GM un 0,17%, mientras que los títulos de Spyker un 2% en la bolsa de Londres.

El suelo yanki tendrá que ir haciendo hueco a otro fabricante de automóviles, Daimler, que planea trasladar la producción de su estrella, Mercedes-Benz Clase C, de Alemania a EE.UU.. Mientras tanto, Daimler sube medio punto porcentual en el NYSE.

Todo esto en un día en el que los bancos se posicionan como farolillos rojos (Bank of America pierde un 1,20% y JP Morgan un 1,02%) y el volumen de negocio brilla por su ausencia.