Con los sabios de la Reserva Federal reunidos para acordar medidas de política monetaria, los inversores estadounidenses se mueven discretamente. Así, el Dow Jones suma un 0,10% hasta los 11.439 puntos, el S&P 500 un 0,14% y el Nasdaq un 0,22%. En el mercado de divisas el euro cotiza a 1,34 dólares y, en el de materias primas, el barril de petróleo lo hace a 88,40 dólares.


Aunque las cartas de la Fed ya pueden estar descubiertas sobre la mesa, los inversores andan con cautela, y eso que Bernanke, en un programa de la televisión estadounidense hizo recientemente apología de mantener su política: “no estamos emitiendo dinero. La cantidad de moneda en circulación no está cambiando. La masa monetaria no está cambiando de una manera significativa. Lo que estamos haciendo es bajar las tasas de interés comprando títulos del Tesoro de los Estados Unidos. Y al bajar las tasas de interés, esperamos estimular la economía para que crezca más”.

Por otro lado, antes de la apertura del mercado se han conocido los datos de ventas minoristas que durante el mes de noviembre aumentaron más de lo esperado, hasta un 0,8%. El consumo da reiteradas señales de mejora, si bien, son también esperadas por la cercanía de las Navidades.

En el Senado de EE.UU. hoy se debate la ley de los recortes tributarios para 2012, la cual, de llegar a aprobarse podría acarrear al país la pérdida de su nota crediticia. Moody’s amenazó ayer con rebajar dicho rating a 'Aaa'.

En el plano empresarial…

Yahoo! sigue recortando plantilla. En estas Navidades plantea realizar un despido masivo de entre 600 y 700 empleados. Éste será el cuarto despido masivo en dos años. Aún así, el valor sigue avanzando, hoy concretamente un 0,37%.

Entre los grandes bancos, Bank of America es el único que se salva de los números rojos sumando un 0,76%, mientras que Citi cede un 0,31%, Goldman Sachs un 0,18% y Wells Fargo un 0,10%.

Tras anunciar un recorte de sus previsiones de beneficios para 2011, Best Buy se desploma un 14,60% ya que, al parecer, la demanda en su principal mercado, EE.UU., sigue siendo débil.