El optimismo no reside tanto en la actualidad como en el futuro. Dos datos relacionados con el ladrillo reflejan hoy la realidad estadounidense: de un lado, repuntan y espectacularmente los permisos de construcción, mientras que cae un 1,1% las viviendas iniciadas en febrero. Los índices ceden en la apertura en Wall Street intentando mantener los soportes. El S&P 500 se mantiene, en principio, por encima de 1.400 puntos en una escalada ininterrumpida durante las últimas nueve sesiones que le colocan en el máximo nivel desde mayo de 2008.
 
Cesiones en el entorno del medio punto porcentual en Wall Street ante los datos macroeconómicos. El Dow Jones recorta un 0,5% hasta los 13.100 puntos, el tecnológico Nasdaq lo hace en similar proporción y se coloca en los 2.714 enteros, mientras que el S&P 500 –garante del rebote- cede otro medio punto porcentual. El índice S&P ha repuntado en las últimas nueve sesiones casi un 5%, con lo que se coloca el selectivo en su nivel más alto desde mayo de 2008 y a tan sólo un 10% de su máximo histórico en los 1.565 enteros, alcanzado en octubre de 2007 previo al estallido de la crisis.


La cal la ha apuesto esta mañana en Nueva York el dato de viviendas iniciadas en Estados Unidos que cayó en febrero un 1,1%, hasta las 698.000 unidades, desde las 706.000 de enero -dato revisado al alza desde las 699.000 viviendas calculadas inicialmente-y que decepciona las expectativas de los analistas. La arena, por el contrario, ha venido de la mano de la Oficina del Censo estadounidense al hacer público el número de permisos de construcción que han registrado una subida del 5,1% mensual y hasta un 34,3% anual a un ritmo anualizado de 717.000 durante el pasado mes de febrero.

En terreno empresarial, la firma de lujo y joyería Tiffany´s and Co cierra el año fiscal este martes con un beneficio neto de 439,2 millones de dólares (333,2 millones de euros), un 19,2% más que los 368,4 millones de dólares (279,5 millones de euros) que el año anterior. Aún así, la compañía destaca un crecimiento lento de sus finanzas durante el último cuarto de 2011.

Cotizaban ya en la preapertura con recortes las acciones de Walt Disney tras dar a conocer que los resultados de su segundo trimestre fiscal incluirán unas pérdidas operativas de entre 80 y 120 millones de dólares en su división cinematográfica debido al fracasa del último de sus estrenos, John Carter. Según reconoce la propia compañía, esta película podría provocar unas pérdidas en sus cuentas próximas a los 200 millones de dólares.

Por contra, los títulos de Adobe Systems abren presionados por las últimas declaraciones de los fabricantes de PhotoShop y el software de Acrobat que han dado a conocer un lento crecimiento en el último trimestre.

Además, la renta variable estadounidense digiere aún la vuelta de Apple al dividendo tras 17 años de sequía. Hoy se ha conocido que el gigante de la manzana vendió más de tres millones de su nuevo iPad 3 el primer fin de semana.

 Las commodities ceden en la apertura. El oro cede más del punto porcentual y se coloca en los 1.646 dólares la onza, mientras que el oil Texas podría perder los 106 dólares el mismo día en que Arabia Saudí ha anunciado que abrirá pozos, hasta ahora no rentables, para devolver al crudo al nivel de los 100 dólares.