El mercado americano se decanta por las ventas tras la jornada alcista de ayer miércoles y en una sesión en la que se conoció que tanto el BCE como el Banco de Inglaterra dejaron invariados los tipos de interés, en el 4 y en el 5,50%, respectivamente. Los inversores estadounidenses contaron además con un dato macroeconómico de importancia, las solicitudes por desempleo que cayeron en 15.000 la pasada semana hasta su nivel más bajo en dos meses. Sin embargo, la referencia del día se producirá esta tarde cuando el presidente de la Fed pronuncie un discurso en el que los inversores esperan desvele alguna pista sobre la evolución de la economía estadounidense, y avance, si rebajará los tipos de interés en su próxima reunión. En el plano empresarial, la atención la centra
Capital One Financial cuyas acciones cotizan con una caída del 9% hasta los 39,45 dólares tras anunciar que sus beneficios de 2007 no alcanzarán sus previsiones debido a unos mayores impagos de préstamos y mayores reservas legales en el cuarto trimestre. En el lado contrario se sitúan las acciones de Citigroup
(-0,91%) y Merrill Lynch (-0,75%) que podrían estar negociando nuevas inyecciones de capital procedentes de inversores extranjeros, según publica en su edición de hoy
The Wall Street Journal. Según esta información, Citigroup podría obtener hasta 10.000 millones de dólares de gobiernos internacionales, mientras que Merrill Lynch esperaría recibir entre 3.000 y 4.000 millones, de los que la mayor parte provendrían del fondo de inversión del Gobierno de Oriente Próximo. Atención también en el día de hoy a Alcoa que sube un 90,54% hasta los 31,42 dólares tras anunciar ayer que ganó en su último ejercicio fiscal un 14% más que el año anterior y superó previsiones, después de que en el cuarto trimestre elevara su beneficio neto un 76%. Por acción, el beneficio neto alcanza los 2,95 dólares, contra 2,57 dólares un año antes. El mercado esperaba un beneficio por acción de 2,83 dólares, para un volumen de negocios de 30.440 millones.