Bernanke vuelve a centrar hoy las miradas de los inversores. Después de que ayer lo hiciera desde el Congreso, el mandatario comparece en el Senado para hablar sobre la economía estadounidense. No se esperan sorpresas en sus palabras después de que reconociera que la economía de EEUU se enfrenta a una ligera contracción en la primera mitad del año, aunque Bernanke cree en un fortalecimiento para el segundo trimestre. Desde la esfera política, el secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, señala que la economía estadounidense se enfrentará a un duro segundo trimestre en 2008, y admite que el descenso de los precios en el sector inmobiliario era algo "necesario". Las aguas están revueltas y precisamente el Senado que hoy escucha a Bernanke, ha acordado una iniciativa de ley bipartidista diseñada para
dar alivio al mercado de la vivienda. El plan contiene subvenciones por 4.000 millones de dólares para que gobiernos locales compren y remodelen las casas en ejecución de hipoteca, da nueva autoridad a los estados para que emitan bonos con el fin de que sean utilizados en refinanciar hipotecas de alto riesgo, y otorga un crédito fiscal por 7.000 millones de dólares para personas que compren casas nuevas o propiedades en ejecución hipotecaria.Los datos macroeconómicos, de momento, tampoco invitan al optimismo. Aunque con un buen dato de ISM de servicios -alcanzó los 49,6 puntos frente a los 48,5 esperados-
las solicitudes de subsidio por desempleo alcanzaron su peor cifra en dos años. Subieron en 38.000 peticiones la semana que finalizó el 29 de marzo y alcanzan ya las 407.000, mientras el consenso de analistas esperaba llegar únicamente a las 366.000. Los expertos apuntan a que un dato por encima de las 350.000 solicitudes semanales es indicio de una fuerte contracción de la economía. Por su parte, la media móvil de las últimas cuatro semanas alcanzó las 374.500 peticiones, lo que supone un incremento de 15.750 solicitudes. Habrá que esperar a mañana para ver si los datos oficiales de paro arrojan algún rayo de luz o añaden más nubarrones al ya de por sí cubierto panorama económico.Gráfico Dow