No ayuda a la bolsa norteamericana el mal dato de ingresos y gastos personales
conocido al otro lado del Atlántico, que ha resultado por encima de lo previsto. Los gastos crecieron un 0,4% en enero, y los ingresos un 0,3%. La Asociación Nacional de Gerentes de Compra de Chicago anunciaba, por otra parte, que su índice de actividad empresarial en la región cayó en febrero a 44,5, su mínimo desde diciembre de 2001. No hay que olvidar que una lectura por encima de 50 significa expansión, por lo que la de febrero indica que la economía estadounidense está entrando en recesión. Además se ha publicado el índice de confianza de los consumidores estadounidenses elaborado por la Universidad de Michigan cayó en febrero menos de lo esperado. Hasta los 70,8 puntos desde los 78,4 de enero. Y, todo ello cuando todavía resuenan en el mercado los datos sobre el estancamiento económico de EEUU y el pesimismo del presidente de la Fed, Ben Bernanke.Por el lado empresarial, tira hacia abajo del sector financiero los malos resultados presentados por la mayor aseguradora del mundo American International Group que retrocede en bolsa un 7,28%, después de registrar en el cuarto trimestre las mayores pérdidas trimestrales de sus 89 años de historia. Los números rojos ascendieron a 5.290 millones de dólares. Redujo en un 55,8% el beneficio de la compañía en el conjunto del año. Por otra parte, el segundo mayor fabricante de ordenadores personales del mundo Dell ganó 2.947 millones de dólares en su último ejercicio fiscal, un 14% más que el año anterior. Cifras que, no obstante, no están convenciendo al mercado y que le llevan a subir un 0,34%. Gráfico Dow