El Dow Jones ya acumula 10 sesiones consecutivas marcando máximos históricos al cierre y ayer el S&P 500 se quedó a tan sólo dos puntos de su zona más álgida (1.565 puntos). Sin embargo, hoy en la pre-apertura, y con la volatilidad típica de la ‘cuádruple hora bruja’ como telón de fondo, los futuros cotizan planos. En el mercado de divisas, el euro-dólar recupera los 1,30 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas sube a 93,25 dólares.

Los futuros del Dow Jones y el S&P 500 vienen negativos, aunque con caídas mínimas. Ayer el S&P 500 se acercaba a sus máximos históricos marcados durante los años 2000 y 2007 en 1.565 puntos. “Su llegada no sólo constituye un hito técnico, sino que se produce con un Dow Jones en máximos históricos, que marcó el 14 de marzo su décima subida consecutiva, siendo estadísticamente un 70% probable que experimente un buen comportamiento tres meses después”, indican desde Renta 4. Sin embargo, los avances son cada vez más discretos y el economista de BNP Bricklin Dwyer, avisa que "a pesar de la mejora en los datos más recientes, el panorama económico sigue siendo incierto a la espera de un ajuste fiscal que podría pasar factura". De cara a futuro, los 85.000 millones de recorte presupuestario podrían dañar hasta en medio punto el PIB de este año.

COTIZACIÓN S&P 500:



Entre las referencias del día en EEUU, el gobierno dará a conocer el Índice de Precios al Consumidor, una medida clave de la inflación. El IPC se espera que haya aumentado un 0,5% en febrero, según un consenso Briefing.com. El IPC subyacente, que excluye los precios de alimentos y energía, se espera que haya aumentado un 0,2%.

Entre los movimientos destacados de preapertura observamos las subidas de Bank of America y Morgan Stanley, después de que la Reserva Federal publicara sus sendos aprobados en los tests de stress.

Mientras tanto, JP Morgan Chase y Goldman Sachs caen después de que la Fed adviertiera de la necesidad de "atención inmediata" de los planes de capitalización de ambas entidades. Además, el Senado acusó a JP Morgan de engañar intencionalmente a los inversores sobre la magnitud de las crecientes pérdidas del caso de ‘la ballena de Londres’, que finalmente condujeron a un agujero de 6 mil millones de dólares en sus cuentas .El ex jefe de inversionres, Ina Drew y otros ejecutivos testificarán este viernes ante un comité del Senado.

También BB & T cede después de que el organismo presidido por Bernanke rechazara sus planes de capitalización previstos.