La Bolsa de Nueva York cerró al alza el miércoles en una sesión muy volátil, en la que los inversores estaban divididos entre las pérdidas registradas por los bancos y las nuevas medidas anunciadas por la Reserva Federal (Fed) para contener la crisis financiera. El Dow Jones ha subido un 0,31% hasta los 13.473 puntos, mientrs que el Nasdaq sumó un 0,71%. Este jueves saldrá desde los 2.671 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 avanzó 8,94 puntos hasta los 1.486 puntos (+0,61%). "Hubo mucha confusión, los inversores no sabían ya qué hacer", resumió Mace Blicksilver, analista de MarbleHead Asset Management, en alusión a la nueva intervención de la Reserva Federal (Fed) estadounidense y otros bancos centrales, para flexibilizar las condiciones del crédito, después de que la Fed redujera en cuarto punto porcentual su tasa directriz, cuando el mercado esperaba medio punto. A su juicio, "los inversores y los operadores tratan de comprender si el plan de la Fed está destinado a fortalecer el ánimo o si es una señal de que la situación empeora". Criticada el miércoles, la Fed anunció poco antes de la apertura de la bolsa, que junto con otros bancos centrales inyectará liquidez a los bancos comerciales a través de un sistema de subastas, la primera de ellas prevista para el 17 de diciembre. Inyección de liquidez En total, se dispone a inyectar 40.000 millones de dólares en los mercados, paralelamente a otras medidas tradicionales. Esta acción 'ambiciosa' impulsó al Dow Jones, que borró desde la apertura la mayor parte de las pérdidas del miércoles, y los analistas observaron que ello 'calmaría' el nerviosismo del mercado y 'relanzaría' las inversiones. Pero algunas horas antes del final de la sesión, los inversores fueron presa del pánico ante informaciones originadas en el sector financiero, principal víctima de la crisis inmobiliaria, señalando la propagación de ésta y su serie de depreciaciones de activos para 2008, según analistas de Briefing.com. El mercado obligatorio bajó levemente. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,076%, contra 3,990% en la noche del martes, y el de los títulos a 30 años a 4,531%, contra 4,482%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.