Wall Street cerró el viernes al alza, en su mejor semana en cinco meses, por los sólidos datos que aliviaron la preocupación por la salud de la economía y que llevaron a los inversores a apostar a que las bolsas se estabilizarán tras semanas de turbulencias. El Dow JOnes subió un 1,08 por ciento, mientras que el Nasdaq sumó un 1,38 por ciento.
El promedio industrial Dow Jones cerró con un alza de 142,99 puntos, o un 1,08 por ciento, a 13.378,87 unidades. El índice Standard & Poor's 500 avanzó 16,87 puntos, o un 1,15 por ciento, a 1.479,37 unidades. El índice tecnológico Nasdaq Compuesto ganó 34,99 puntos, o un 1,38 por ciento, a 2.576,69 unidades. En la semana, el S&P 500 subió un 2,3 por ciento, el Nasdaq ganó un 2,9 por ciento y el Dow avanzó un 2,3 por ciento. Ventas de viviendas nuevas Wall Street había abierto en leve baja, al anticipar los inversores un descenso de las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos. Para sorpresa del mercado, la cifra registró un alza. Las ventas de viviendas nuevas subieron 2,8% en julio en relación a junio, a 870.000 unidades, en ritmo anual, superando ampliamente las previsiones de los analistas, que las situaban en 825.000 unidades. Otro factor que sostuvo al mercado, las órdenes de bienes durables en Estados Unidos, registraron un aumento inesperado de 5,9% en julio en relación a junio, que marca su incremento más fuerte en 10 meses.