La bolsa neoyorkina ha cerrado sus puertas con sólidas ganancias gracias al plan del presidente George W. Bush para ayudar a los propietarios en la dificultad con los préstamos subprime. El Dow Jones ha subido un 1,30% mientras que el Nasdaq ha superado el 1,60% de revalorización al cirrre. Para los expertos del mercado americano el anuncio de Bush "era lo que los inversores querían escuchar" y favorecerá a 1,2 millones de familias.
La Bolsa de Nueva York ha cerrado este jueves con sólidas ganancias, por segunda sesión consecutiva, impulsada por el plan del presidente George W. Bush de ayuda a los propietarios en dificultad por los préstamos 'subprime': el Dow Jones subió 1,30%, y el Nasdaq 1,60%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) ganó 174,93 puntos a 13.619,89 unidades y el índice Nasdaq de los valores tecnológicos, aumentó 42,67 puntos a 2.709,03 puntos, según cifras definitivas de cierre. El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió por su parte 22,33 puntos a 1.507,34 unidades, situándose a cerca de 60 puntos de su récord absoluto de cierre (1.565,15 unidades) establecido el 9 de octubre pasado. Después de la neta recuperación del miércoles, Wall Street aumentó sus ganancias el jueves gracias a las medidas anunciadas por el presidente George W. Bush para ayudar a los propietarios endeudados que arriesgan perder su vivienda ante la incapacidad de pagar préstamos 'subprime', cuyas tasas se incrementaron. Un plan que se acompaña de beneficios 'No es ni un programa político, ni un proyecto de ley', comentó Marc Pado, analista de Cantor Fitzgerald. Bush dijo: ''ustedes deben hacer esto, ustedes deben hacer aquello'. Eso era lo que los inversores querían escuchar', agrega. La principal medida del esperado plan, que podría favorecer a cerca de 1,2 millón de familias, prevé el congelamiento durante cinco años de las tasas de préstamos otorgados a tasas variables, que en los próximos meses deberían registrar su primer ajuste, en fuerte alza. Su puesta en práctica permitiría evitar embargos que 'tendrían consecuencias negativas para la economía', con el riesgo de un efecto dominó sobre el consumo, que representa más de dos tercios del crecimiento estadounidense. La crisis de los 'subprime' causó pérdidas de unos 80.000 millones de dólares a los principales bancos estadounidenses y algunos analistas estiman que la crisis no ha terminado. El plan de Bush es una 'primera etapa', que muestra que las autoridades van a 'intentar' todo para poner fin a esta crisis inmobiliaria, estimó por su parte Peter Cardillo (Avalon Partners). El mercado obligatorio pagó por la euforia de las acciones. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,998%, contra 3,911% en la noche del miércoles, y el de los títulos a 30 años a 4,479%, contra 4,391%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.