Wall Street mantenía a media sesión una fuerte subida animada por una serie de compras de empresas y los últimos indicadores de actividad manufacturera que superaron las previsiones de los expertos. En estos momentos, el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, subía 101,7 puntos, un 0,76%, hasta los 13.510,32 unidades. El mercado tecnológico Nasdaq registraba a esta hora un ascenso de 22,46 puntos, un 0,86%, hasta las 2.625,69 unidades. En cuanto al resto de indicadores, el selectivo S&P 500 ganaba 11,79 puntos, un 0,78%, hasta las 1.515,14 unidades, mientras que el tradicional NYSE ascendía 95,83 puntos, un 0,97%, hasta las 9,968,85 unidades.
A esta hora, el mercado tradicional NYSE movía un total de 1.161 millones de acciones, frente a los 869 millones del Nasdaq. El volumen de negocios era más alto de lo esperado, pues se espera que el monto de transacciones sea muy bajo esta semana, en vista de la celebración del día de la independencia de EEUU, el 4 de julio, fiesta por la que las bolsas cerrarán a media jornada mañana martes y no abrirán el miércoles. De las empresas contratadas en el mercado neoyorquino, 2.335 subían, 753 bajaban y 115 se mantenían sin cambios. En el mercado secundario de deuda, las obligaciones a diez años registraban un ascenso en los precios, de manera que la rentabilidad -que se mueve de forma inversa- bajaba hasta el 5% desde el 5,03% del cierre del viernes. Las bolsas subían empujadas por la fuerte actividad de compra de empresas, entre ellas la compra de parte de una firma de capital privado más grande de la historia, que se anunció el fin de semana pasado en Canadá. BCE, la matriz de la telefónica canadiense Bell Canada aceptó ser comprada en cerca de 32.600 millones de dólares por un grupo compuesto entre otros por el grupo de pensiones de los profesores de Ontario, Providence Equity Partners y Madison Dearborn Partners. La operación incluye el traspaso de otros 15.900 millones de dólares de deuda, lo que la transforma en la compra por parte de un grupo de inversión, con el fin de retirar la empresa de bolsa y manejarla de manera privada, más grande de la historia. En tanto AT&T llegó a un acuerdo para comprar le compañía de servicios de comunicaciones inalámbricas Dobson Communications en 2.800 millones de dólares. La compañía de servicios médicos Manor Care aceptó una oferta de compra de parte del grupo privado de inversores Carlyle Group valorada en 6.300 millones de dólares. Todas estas noticias alientan el optimismo entre los inversores, que habían visto en las últimas semanas cómo el alza de los tipos de largo plazo afectaba este tipo de operaciones, que han sido uno de los grandes motores de alzas en Wall Street en los últimos meses. Por su parte los datos económicos acompañaban el optimismo de los inversores, pues hoy se informó que el índice de actividad manufacturera creció en junio hasta los 56 puntos, desde los 55 puntos de mayo, por encima de las proyecciones de los analistas que esperaban que se mantuviese estable.