Wall Street apunta a un arranque con fuertes retrocesos después de que las abultadas pérdidas de Wachovia Corp alimentaran la preocupación sobre el efecto que tendrá en los resultados corporativos la actual crisis crediticia. El cuarto mayor banco de Estados Unidos se anotó nuevas amortizaciones vinculadas a su atribulado negocio de hipotecas y redujo drásticamente su dividendo por segunda vez este año. Wachovia, que va a abandonar el mercado de las hipotecas mayoristas, presentó unas cuentas muy por debajo de lo previsto por Wall Street. Los futuros del DJIA perdían 118 puntos, un 0,67% a 11.347. Por su parte los futuros del S&P 500 se descontaban 13,60, un 1,08% a 1.248,0 y los del Nasdaq 100 caían 36,25, un 1,98% a 1.791,25.
Las acciones de Wachovia se desplomaban un 11% en preapertura, lo que ha incrementado el temor del mercado tras los decepcionantes resultados de anoche de American Express Co, Apple Inc y Texas Instruments Inc. Anoche el grupo Apple anunció un fuerte incremento en su beneficio de tercer trimestre de su ejercicio, con el aumento de ventas de sus ordenadores Macintosh y el éxito de sus productos estrella iPod e iPhone, que superaron netamente las previsiones, pero se mantuvo prudente para el cuarto trimestre. Por el contrario, Apple dijo que prevé para el cuarto trimestre un BPA de 1 dólar y ventas por 7.800 millones de dólares, mientras los analistas esperan un BPA de 1,24 dólares y ventas por 8.320 millones, manteniéndose fiel a su hábito de dar previsiones inferiores a lo esperado por los analistas. Por su parte el fabricante estadounidense de componentes electrónicos Texas Instruments obtuvo en el segundo trimestre una ganancia por debajo de su franja de previsiones, debido a un junio particularmente flojo, según un comunicado publicado el lunes. Texas Instruments obtuvo un beneficio neto de 588 millones de dólares, un retroceso de 4% sobre los tres meses correspondientes de 2007. Declaraciones de Paulson El Secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson dijo que el Congreso necesita aprobar rápidamente un paquete de ayudas para Fannie Mae y Freddie Mac para asegurar que los dos gigantes de las hipotecas mantienen su importante papel dentro de las finanzas del sector de la vivienda. Paulson dijo el martes que el mantenimiento del funcionamiento de Fannie y Freddie que entre ambas garantizan o poseen casi la mitad de las hipotecas de viviendas de Estados Unidos- sería determinante para fijar la velocidad a la que saldremos de esta corrección del sector de la vivienda. Paulson realizó estos comentarios en un discurso en Nueva York en el que nuevamente reiteró que a pesar de las recientes turbulencias, el sistema bancario del país es fundamentalmente sólido.