La compañía de bajo coste Vueling espera alcanzar un total de 90.000 pasajeros en el primer año de operación de las tres nuevas rutas que establecerá en el aeropuerto de Málaga, como son las conexiones con Ámsterdam, Santiago de Compostela y París, con 30.000 viajeros en cada caso.
Precisamente hoy la aerolínea ha inaugurado la ruta con la ciudad holandesa -concretamente al aeropuerto de Schiphol--, siendo ésta la primera conexión internacional que opera en el aeropuerto malagueño, mientras que los vuelos con Santiago comenzarán el 24 de mayo y con París --con el Charles de Gaulle-- el 21 de junio. El director de Marketing y Ventas Internacional de Vueling, Alfons Claver, ha explicado que las rutas con Ámsterdam y París contaban con una alta demanda desde Málaga, a la hora de plantearse nuevos vuelos, "buscamos conexiones ya existentes con un importante volumen de pasajeros y precios altos", por lo que "es fácil ganar cuota y además se estimula el mercado". Claver ha apuntado que, desde que comenzó a operar en Málaga en marzo de 2005, Vueling ha transportado a 370.000 pasajeros, contabilizando en lo que va del presente año un total de 100.000 viajeros en las rutas que ya ofrece --Madrid, Barcelona y Bilbao--, por lo que las nuevas conexiones suponen duplicar en poco más de un mes su oferta en el aeropuerto. No obstante, a pesar del volumen de pasajeros con el que cuenta el recinto malagueño, ha indicado que aún pueden conseguir 'slots', aunque ha destacado que la ruta con Ámsterdam supone un "esfuerzo" para la compañía, al ser ambos aeropuertos los situados más al norte y más al sur, respectivamente, en su red. Sin embargo, tras incidir en que los mercados preferentes son España, Francia e Italia, ha manifestado que no descartan a medio plazo establecer una conexión con el país transalpino, recordando el "éxito" que tiene la ruta Sevilla-Roma.