El anuncio por parte de IAG de su OPA sobre las acciones de Vueling ha puesto en alerta a los inversores. La jugosa prima que el holding europeo ofrece por las acciones de la línea Express pone los dientes largos a cualquiera. 

El miércoles por la tarde IAG hacía públicas sus intenciones de lanzar una OPA de exclusión sobre Vueling. Este hecho motivaba la suspensión de cotización de la compañía presidida por Josep Piqué en el Mercado Continuo el jueves durante unas horas pero, cuando la CNMV decidió levantar la mano con todos los datos de la oferta de adquisición sobre la mesa, a Vueling le faltó tiempo para dispararse. A cierre de mercado subía un 25,23% hasta los 6,93 euros. El fuertísimo despegue de la acción le llevaba a superar de un plumazo todas las resistencias relevantes que tenía hasta ese momento (según Cortal Consors: 5,95, 6,12 y 6.27 euros).

De hecho, batió hasta el precio objetivo que le daba el consenso recogido por FactSet, en 6,90 euros. Sin embargo, más allá de los precios objetivos, en lo que debe fijarse el inversor es en buscar un precio de entrada por debajo de los 7 euros, pues a este nivel ofrece el canje de acciones IAG antes de que sean excluidas de cotización. Así pues, desde Ahorro Corporación, recomiendan acudir a la OPA pues, “los 7 euros son un precio elevado, mientras que nuestro precio objetivo para Vueling se sitúa en 5,10 euros”.

No obstante, no lancemos las campanas al vuelo antes de tiempo pues, la oferta de adquisición está sujeta a la aceptación del 90% de los accionistas con derechos de voto de Vueling a los que efectivamente se dirige –excluyendo a Iberia-, es decir, debería ser aceptada por los inversores que poseen el 48,7% del capital. Otro 45,84% de Vueling está en manos de Iberia -50% del holding IAG-, compañía que ya ha manifestado su compromiso por escrito "incondicional e irrevocable" de no aceptar la oferta respecto a ninguna de los 13,71 millones de acciones de Vueling que ya controla. En resumidas cuentas, Iberia mantendrá su actual 48,7% de Vueling y el holding que a su vez integra, IAG, se quedará con el 54,15% restante si su oferta es aceptada. 

La solicitud de la oferta junto al folleto serán presentados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el próximo mes. Tras su autorización, será formulada a los accionistas de Vueling en el primer trimestre de 2013 y, si es aceptada, se espera que se complete en el segundo trimestre del próximo año.

Si nos centramos en el negocio de Vueling, la aerolínea presentó esta semana sus cuentas hasta septiembre. En los nueve primeros meses del año obtuvo un beneficio neto de 41,3 millones de euros, un 93,2% más que en el mismo periodo del 2011. El consejero delegado de Vueling, Alex Cruz, explicó que parte de la subida de los beneficios se debió al aumento de rutas, muchas de las cuales eran operadas por la desaparecida Spanair. Vueling ocupó el 60% de los asientos que tenía Spanair antes de su cierre a principios de año y, además, ha sabido aprovechar las oportunidades que dejaban otras aerolíneas europeas que reducían capacidad en toda Europa.

Finalmente, indicar varias curiosidad de su cotización: Vueling salió a cotizar el 1 de diciembre de 2006 a 30 euros. Hoy, casi 6 años después, la acción vale un 77% menos. De hecho, Vueling marcó mínimos históricos en octubre de 2008, al cotizar a 3 euros (un 90% por debajo del precio al que debutó en bolsa tan sólo dos años antes). Justo un año después de estrellarse en el parqué, el Grupo Planeta salía del accionariado y el título comenzaba a estabilizarse.

COTIZACIÓN HISTÓRICA VUELING:

Fuente: Infobolsa