Vodafone ha señalado que la bajada de las tarifas de roaming o interconexión no han tenido un gran impacto en sus ingresos al verse compensadas por un mayor volumen de demanda. Según Francisco Román, consejero delegado de Vodafone en España, "a medida que bajaban las tarifas aumentaba la demanda. No ha habido gran impacto económico". Otro ejecutivo de la firma dijo el pasado mes de mayo que los operadores móviles en España corrían el riesgo de perder entre 1.300 y 1.400 millones de euros anuales por la rebaja de tarifas de interconexión propuestas por Bruselas.