La entidad británica Virgin Money, la filial bancaria del grupo dirigido por Richard Branson, ha contratado a la firma estadounidense Greenhill, que trabajará en colaboración con su asesor habitual, Quayle Munro, de cara a preparar una oferta para adquirir la red de 320 oficinas pertenecientes a la antigua red de la entidad británica Williams & Glyn, adquirida por Royal Bank of Scotland (RBS), puestas a la venta por el banco escocés y por la que también tienen interés Santander y BBVA.