Vidrala está corrigiendo en la sesión de hoy parte de las ganancias que acumula durante el mes de agosto, tras marcar sus máximos históricos, en los 68,25 euros. Una corrección sana en una compañía que sube más de un 40% en el año.

La compañía hoy cede algo más de dos décimas y se instala sobre los 67,75 euros por acción, tan sólo ocho días después de haber marcado sus máximos históricos. Una corrección sana en una compañía que todavía lo puede seguir haciendo bien, según Reuters.  De hecho, la agencia define algunos ratios fundamentales que muestran que la compañía todavía cotiza a niveles de infravaloración. Uno de ellos es el ratio Q de Tobin que define la capitalización del valor dividida por el total de activos, actualmente en el 1,5, que comparado con el resto de mercado muestra una compañía infravalorada.  

Vidrala está menos endeudada  mientras que el margen de beneficio neto tiene un promedio en los tres últimos años del 9,1%, que es mejor del 8,7% que tiene de media el sector y sugiere un margen alto de seguridad.

Desde un punto de vista técnico, el valor se ha incrementado un 1,7% durante la semana pasada y un 1,7% el mes pasado.  Ofrece un descuento del 2,9% desde los máximos de 12 mes, en 69,95 euros y una prima sobre el mínimo de 12 meses en los 46,056 eruos, lo que sugiere que la acción puede seguir haciendo nuevos máximos.   En los últimos tres mese, la compañía ha chocado con su máximo de 52 semanas por 14 veces, lo que supone una señal de fortaleza del valor.

Si alguien hubiera invertido hace un año en Vidrala hoy habría obtenido 1.218 euros lo que, a diez años vista, habría retornado 3.064 euros.

Desde un punto de vista de indicadores técnicos, la compañía se encuentra en tendencia alcista en todos los plazos, con una puntuación de 8,5 sobre 10, y con un momento que es positivo tanto a corto como a largo plazo. El volumen de largo plazo se ha ralentizado algo al igual que la volatilidad de medio plazo, que son los dos factores que podrían jugar en contra del valor.